Hay visión de futuro en la prensa

Entre los comentarios y rumores que han seguido al anuncio del banquero Luis Carlos Sarmiento Ángulo sobre la compra del otrora Tiempo de los Santos falta la visión de futuro en los medios escritos que podría haber en esta movida empresarial, especialmente frente a las nuevas tecnologías.

Así como lo mencioné en la ceremonia en la que Sarmiento fue reconocido por La República como el Empresario del Año 2011, de nuevo digo bienvenido colega a la sana competencia en el campo de los medios de comunicación.

Esta presencia es significativa en un país donde sus tres principales medios escritos: El Espectador, El Tiempo y El Colombiano pasaron de los 100 años en circulación y ahora están en franca competencia con el internet.

Al igual que en Sarmiento, también se ha notado el interés de otros por impulsar el negocio de diarios y revistas en Colombia, como lo manifestó la poderosa casa editorial Forbes Magazine, en su intento de incursionar en América Latina con su prestigiosa publicación.

Los medios impresos siguen dando la batalla y buscan concentrar lectores ofreciendo mayor calidad y dinamismo en la manera como se ofrece la información a los lectores calificados ávidos de información confiable y real.

Es el caso que plantea The New York Times, que insiste en encriptar la información para cobrar la lectura de contenidos en internet. En esa campaña, acaba de anunciar la rebaja en el número de artículos gratis en pantalla. La meta es incrementar en 5% el número de suscriptores en línea.

Con la Semana de Pasión, ese diario neoyorkino iniciará el cobro de la suscripción a quienes quieran saber en profundidad el contenido de más de 10 artículos de su publicación.

Hace un año que The New York y el International Herald Tribune (IHT) lanzaron su plan de suscripciones para lectores online, el cual fue adquirido por más de medio millón de lectores y hasta ahora ha permitido gratuitamente la lectura de 20 artículos.

La idea es que haya un reconocimiento en dinero a la calidad y oportunidad del contenido que puede leerse a través de computadoras, teléfonos móviles y las famosas tabletas. En Colombia estamos en ese mismo proceso.

Curiosamente, es común escuchar a las personas comentar las noticias que leen a través de los navegadores, quienes han logrado comercializar el tráfico en sus páginas, sin que a los periódicos les llegue algo de esa ganancia por el ingreso a la lectura de sus páginas.

Según datos del Centro de Investigación Pew de Estados Unidos, el 27% de los estadounidenses reciben las noticias frescas en sus aparatos móviles, que es un buen gancho para que empresarios como Sarmiento piensen en incluir en su portafolio de negocios a los medios de comunicación y El Tiempo le interesa a un visionario.

En Estados Unidos unos 150 diarios ya cobran el acceso a sus contenidos online y están en proceso de adoptar el sistema otras 100 publicaciones escritas, como estrategia para salvaguardar la sobrevivencia del periodismo necesario en una sana democracia.

El Grupo Planeta le compró a la familia Santos un buen paquete de acciones de Casa Editorial El Tiempo, de las cuales un 55% pasaría a manos de Sarmiento, valoradas en unos US$292 millones. Como ya Sarmiento tiene el 31% de la propiedad quedaría como dueño y señor del 86% de El Tiempo.

Así las cosas, todo indica que la carrera por mantener los medios escritos y su lecturabilidad en el papel o en red tendrá un nuevo capítulo, porque el mundo de los negocios y las noticias no se detiene, sigue adelante en busca de más lectores y mejor competencia.