¿Inflación menor a 3%?

En uno de sus últimos reportes, el equipo de investigaciones económicas del Banco de Bogotá, muestra como el dato de inflación de junio fue mucho menor de lo esperado y que por ende diversos operadores revisan sus cifras de proyección a la baja, pasando de 3,15% a 2,85% en su caso particular.  

Esta dinámica no es distinta a la de 2009 donde la reducción del precio de los commodities se sumó a una ola de descuentos en el comercio que nos llevó a una inflación de 2%; en este caso particular hay un ligero descenso en el precio de los alimentos pero un gran factor para este cambio de tendencia fue el cambio del precio de la gasolina, que redujo el índice mensual de manera directa en -0,05%, compensando el aumento de los precios de ocupación de vivienda, y dando y un aporte efectivo en la reducción la inflación anual.

Mientras tanto es evidente que el comercio sigue en una tendencia de reducción de precios que se acentuará en el segundo semestre; si bien aún es muy pronto para hablar del impacto del TLC en el IPC, sin duda, a nivel sicológico ya comenzó, porque muchos consumidores están exigiendo bajas de precios y esto causa una tensión y una tendencia en el mercado.

Esto pone al Banco de la República en una clara presión a bajar tasas y esto inmediatamente redinamizará el mercado interno y el comercio profundizará su estrategia promocional para captar este mercado, debido a que existe una sensación de "freno" de ventas debido a que las tasas de crecimiento de este año son menores a las del año anterior, pero esto es simplemente un efecto base como lo he mencionado anteriormente en este espacio, más los resultados bursátiles hacen que dentro de la empresa aumente una presión sobre el área comercial, ya que la tesorería no esta obteniendo buenos resultados por el lado bursátil, debido al freno en los valores accionarios.

Por esto si las estimaciones del equipo de Camilo Pérez en BanBogotá son acertada (y siempre lo son en temas de inflación), los efectos reales y emocionales del mercado causarán un nuevo dinamismo en el segundo semestre en el comercio y por ende en las ventas de las compañías, por esto es fundamental asegurar los rendimientos de las mismas y no caer en la tentación de aumentar el marketshare por medio de descuentos y por el contrario posicionar las marcas y obtener mejores resultados. La verdad de nada sirve crecer al 20% si las utilidades decrecen.

Así, el mercado se alista para el ciclo de compra emocional, las grandes temporadas y la navidad, a las cuales se sumarán las primeras cargas del TLC con EE.UU. y la entrada de nuevas marcas a Colombia en los nuevos centros comerciales, con un aumento de la capacidad de compra de los salarios mayor al 2% y con crecimiento del empleo de mas del 5%, es decir una dinámica de expansión de demanda cercana al 7%, lo que sin duda hará que la economía consolide su velocidad de crucero.
Lo que deja ver que bajar el precio de la gasolina tuvo un impacto mayor que el desembolso de la misma: al final le entregó al gobierno nacional una herramienta de política monetaria para alimentar las locomotoras.