Israel vs. Irán: ¿alistarse para lo peor?

Crece el discurso público de un ataque militar israelí para evitar que Irán logre adquirir armamento nuclear. El último reporte de la Aiea nos pone más cerca de cambiar las palabras por armas.

¿Ataque israelí?

Recientemente, el periódico israelí, el YediotAharonot, reportó que existe una lista de argumentos de la oficina del primer ministro donde se prepara el terreno para una opción militar.

En Washington existe preocupación. Washington Post reportó que el Secretario de Defensa LeonPanetta cree muy probable un ataque israelí entre abril y junio. Israel quiere evitar que Irán entre en una 'zona de inmunidad' en clara referencia a que el proyecto nuclear sea imposible de parar.

El jefe del estado mayor, Martin Dempsey, dice que ante la duda que Irán tenga la intención de crear armamento nuclear, no es prudente atacar. ¿Qué dice Irán? Incrementa el tono belicoso. MohammadHejazi, subcomandante de las fuerzas armadas, dijo a los medios que si Irán siente que sus enemigos harán un ataque inminente, actuaran primero.

Crecen las dudas

El pasado 24 de febrero, Aiea (agencia de las Naciones Unidas y monitor del consejo de seguridad) publicó un reporte de 11 páginas de su segunda ronda de discusión con representantes del gobierno iraní en Teherán. ¿Conclusión? Irán no provee acceso a Parchin, como fue requerido por la agencia durante las dos visitas recientes a Teherán. Por tanto, 'la agencia no puede asegurar que todo material nuclear en Irán es para actividad pacífica.'

Parchin es un complejo militar a 20 kilómetros al sur este de Teherán. Existen sospechas que en este complejo es donde el gobierno iraní está convirtiendo el enriquecimiento de uranio en arma.

El representante iraní ante la agencia, el embajador AliAsgharSoltanieh, negó que oficiales iraníes bloquearan acceso al complejo, sino que los agentes de la Aiea se fueron un día antes de la visita oficial. Los oficiales iraníes consideran las preocupaciones de la Agencia como 'alegaciones infundadas', ' y que su programa nuclear es para propósitos civiles.

¿Uso pacífico y/o militar?

Para las agencias de inteligencia estadounidense Irán abandonó su programa de armamento nuclear en 2003. James R. Clapper Jr., director de la Oficina Nacional de Inteligencia dijo en una presentación escrita al comité de inteligencia del Senado Federal que aunque Irán tiene la opción de fabricar armamento nuclear, dice que no hay evidencia que lo esté haciendo. Kenneth C. Brill, antiguo embajador de EE.UU. ante la Aiea, dice que Irán lo que quiere es crear esta ambigüedad estratégica para incrementar el poder en la región.

Pero para los críticos, la comunidad de inteligencia estadounidense está muy cuidadosa de no cometer el mismo error de 2002 sobre el supuesto programa nuclear iraquí que nunca existió. Este miedo a no equivocarse los está llevando a subestimar a Irán. Para ellos, Irán nunca dejó su programa nuclear.

¿Hacia dónde?

Dos vías: diplomática o militar. Estados Unidos y Europa ejercen presión diplomática y económica para persuadir a Irán. Desde sancionar importación de petróleo hasta cerrarle los canales a las instituciones financieras iraníes hacia el resto del mundo. La idea es crear presión económica interna para lograr cambios internos, más transparencia con el programa nuclear y evitar un enfrentamiento bélico. Para algunos esa es la vía. Históricamente, ha funcionado y los efectos económicos se están sintiendo.

Para otros, la vía es armada porque es peor una Irán armada. Desde ataques aéreos a las instalaciones nucleares y sitios estratégicos en Irán con la posible retaliación, cerrando el tráfico petrolero de la región y creando desestabilización en intereses de Arabia Saudita, hasta movimiento de tropas terrestres llevando a la región a una guerra – menos probable en estos momentos según los estudiosos.

¿Los efectos económicos?

Nadie sabe con exactitud, pero la experiencia de la revolución iraní en 1979 y la subsecuente bajada en la oferta de petróleo llevó el precio del barril de US$30 como base a US$70. Hoy el precio está en US$109 (WTI) y US$125 (Brent). Se habla de un margen US$150 – US$200 dólares el barril.

Nadie sabe a ciencia cierta si el programa es pacífico y/o militar. Además, Irán no ayuda a despejar las dudas. Ante este escenario enfrentamos la difícil pregunta: ¿podemos confiar en lo que dice Irán? ¿Es tolerable un Irán con armamento nuclear? Mientras uno considera que no porque es pelear por su substancia, justificada por la soledad que vivió en la segunda guerra mundial, el otro considera que es su derecho soberano a perseguir sus intereses.

Ambos países están con el revolver en la cintura mirándose fijamente. Y nosotros como espectadores en la espera. Una espera que nos obliga a rezar por lo mejor, sin dejar de prepararnos para lo peor.

Toma nota.