La innovación es una necesidad frente al TLC

En una góndola en cualquier supermercado de Estados Unidos se encuentran en promedio entre 90 y 180 diferentes bebidas funcionales, según cifra suministrada por "the beverage institute", dentro de las cuales se destacan bebidas con antioxidantes, anti-envejecimiento, con vitaminas, con minerales, etc; en fin, las posibilidades para el consumidor son enormes.

Una vez se ponga en marcha el TLC con Estados Unidos, tendremos más de 300 millones de consumidores muy sofisticados y que además por su nivel de ingreso ya lo tienen todo, comparativamente con el consumidor nacional.  Esto crea un reto a la industria nacional, la pregunta que muchos empresarios en Colombia se hacen estos días es:¿Que hacer para llegar con productos competitivos a ese nuevo mercado? La respuesta invariablemente tiene que contener el concepto INNOVACIÓN.

Un artículo reciente de Diego Parra, socio de Katharsis, una compañía de consultoría en innovación basada en Bogotá, da unas recomendaciones para que una compañía sea eficiente en los procesos de creatividad e ideación: en primer lugar, las ideas deben situarse en el contexto de la empresa, debe hacerse con disciplina y constancia, se deben experimentar diferentes técnicas de ideación, se debe dar seguimiento y finalmente se deben construir hábitos y criterio para seleccionar y desechar ideas.

Estamos ante un reto enorme, una reciente encuesta de ciencia y tecnología muestra que solo el 11% de las empresas estudiadas en Colombia hace esfuerzos de innovación. Siguiendo la visión del optimista, algo es algo y de hecho hay ejemplos, aunque pocos, muy sólidos de empresas colombianas que han incorporado la innovación dentro de su DNA corporativo.

La locomotora de ciencia y tecnología de este Gobierno ya arrancó, por primera vez existe en Colombia un proyecto claro de financiamiento a la innovación en las regiones. El reto es poner varias piezas del rompecabezas juntas; un fondeo basado en las regalías, un TLC ya en marcha, unas empresas con oportunidades en el exterior, unas regiones con necesidad de fortalecer su competitividad, un conjunto de universidades que han venido abriendo programas de posgrado en innovación, un grupo de consultores que han venido fortaleciendo sus capacidades y un talento nacional que requiere formación.

Nos enfrentamos entonces  no solo sobrevivir sino a ser exitosos ante la nueva coyuntura con Estados Unidos, debemos crear las condiciones para que de este proceso nazcan nuevos productos, nuevas compañías y ante todo una nueva mentalidad. Debemos competir inteligentemente, no solo con precios.

Mauricio Mora
Analista