La partícula maldita

Barclays, una de las instituciones bancarias más importantes del mundo, estaba no solo engañando con la información que daba sobre la tasa Libor*, sino que estaba especulando y haciendo dinero con la información.

Este es el último de una gran lista: desde el 2007 podemos contar a JP Morgan, Bear Stearn, UBS, Citigroup, Goldman Sachs, Societe GeneralE, Lehman Brothers, Bank Of America, Vatican Bank, Fannie Mae, Freddie Mac, AIG, Bankia, Bernard L. Madoff, Stanford Financial, Landsbanki Bank, Anglo Irish Bank y la lista sigue.
Estamos de acuerdo en que esto levanta la ceja de muchos. Todos ellos en la industria financiera. Corrupción, fraude, engaño. Pero, ¿podemos concluir que es porque los banqueros y la industria financiera son tramposos? ¿Este es el problema? Si metemos a los banqueros presos, clausuramos la industria financiera y lo pasamos todo al gobierno, ¿desaparece la trampa, el fraude, la corrupción?

¿Desaparece esto?:

Caso #1: señora de 49 de edad del estado de New México en EE.UU., roba cerca de US$56.000 de cheques de su empleador, una organización sin fines de lucro para ayudar a las personas en necesidad, y los depositaba en su cuenta para su uso personal.

Caso #2: diez individuos en Puerto Rico someten más de 1,500 reclamos falsos y fraudulentos al seguro público por supuestos equipo médico que no eran necesario haciendo que el gobierno federal de Estados Unidos pagara cerca de US$1,5 millones que no debieron pagarse.

Caso #3: 130 empleados y exempleados públicos en la ciudad de Washington D.C. en Estados Unidos cobraban seguro de desempleo a la vez que trabajaban o estaban retirados costándole al gobierno de la ciudad US$800.000.

Caso #4: red de 30 personas en cinco estados, con base en South Carolina EE.UU., obtenían licencias de conducir ilegalmente en un estado para vendérsela a inmigrantes ilegales en otros estados.

Caso #5: ¿recuerdan el mundial de futbol del 2010 cuando Inglaterra metió un gol a Alemania y no se lo cantaron? ¡Todo el mundo lo vio! El portero alemán reconoce que vio fue gol, pero no hizo ninguna reacción que le llevara la leve sospecha al árbitro que había sido gol. O sea, uno de los actores principales de hecho admite públicamente que oculto pruebas al juez para que no fallara a favor del contrario. Los seguidores de la selección alemana eufóricos de su victoria, elogiando al portero por ser listo y no avivar al juez. Y, ¿nosotros? Como si nada, disfrutando del mundial como si eso fuera parte del juego.

¿Cuál es el denominador común de todos ellos?, ¿Banqueros? No…¿Financistas? No…¡¡¡humanos!!! En todos nosotros esta esa partícula maldita llamada codicia. Es ese exceso por el poder, la riqueza, la dominación. Y cuando esa partícula se hace semilla encuentra una motivación, tiene los medios y se le facilita la oportunidad, florece generando los casos que estamos viendo.

Está claro que no se puede comparar el impacto de una trampa como la de la señora de US$56.000 en cheques robados que el fraude de Madoff  que llega a US$20.000 millones. Pero, trampa es trampa.  
Por eso, es que nosotros mismos necesitamos y creamos controles para hacer más difícil la trampa. Buscamos formas para reducir las oportunidades de hacer trampa.

Claro, sin irnos al extremo de hacer un estado policiaco que se olvida de nuestro derecho individual.
Pero, tampoco podemos desligar nuestra responsabilidad como individuos.

La libertad es una moneda de dos caras: derechos y responsabilidades. No se puede exigir una y negar la existencia de la otra. En casa empieza la enseñanza de evitar alimentar la semilla. Aquel que la deja crecer tiene que asumir las consecuencias del castigo.
Entonces, ¿podemos simplificar un complejo problema ético, legal, cultural en nuestras sociedades con solo decir "son los banqueros tramposos"? Nos podrá alimentar las emociones, pero no la razón.

Toma nota.

* ¿Qué es LIBOR? Son siglas del  "London Interbank Offered Rate"  que representa una tasa de interés que están dispuesto a pagar los mayores bancos internacionales por dinero prestado en 10 tipos de monedas por un periodo desde un día hasta 12 meses en el mercado de dinero de Londres. El LIBOR es se usa como punto de referencia para construir el costo de financiamiento de un mercado de US$10 billones en tarjetas de crédito, préstamo de consumo e hipotecas y de US$360 billones en instrumentos financieros conocidos como "derivados". Incluso la tasa se usa para medir la salud financiera de los bancos.