La prioridad es darle energía a la casa

Aspecto social relevante tratado en la Cumbre de las Américas fue el relacionado con la energía eléctrica. El ministro colombiano del ramo Mauricio Cárdenas, mostro la insuficiencia de la misma pues, no le llega aún a treinta millones (30.000.000) de habitantes de Latinoamérica, que representan el 5% su población. La causa de ello es que producirla en algunas regiones es costosísima porque no hay fuentes hídricas suficientes ni las condiciones topográficas para construir grandes represas.

Según el ministro hay países que producen energía a US$ 19 MWh y otras lo hacen a US$ 87 MWh. De ahí que su propuesta tuvo gran acogida, pues la iniciativa denominada "Conectando Las Américas 2022" "busca el intercambio de energía de menor costo entre los países de la región, en la cual, un país que tenga la capacidad de producir energía a bajo costo, reemplazara la generación de energía en los países que la producen a alto costo".
 

El déficit de energía trae graves daños a la salud de los habitantes, muchos de los cuales se ven obligados a quemar leña y, tener que aspirar gases nocivos, no se pueden refrigerar ni conservar los alimentos y, la destrucción de los bosques seca las fuentes de agua y produce zonas desérticas que elevan las temperaturas, acabando con los suelos térmicos.
 

Colombia a través de los años ha tomado la precaución de construir hidroeléctricas de gran tamaño y planea hacer otras, estas, unidas a las termoeléctricas y a los gasoductos, le permite ser autosuficiente y exportar energía a otros países de la región.
 

Sin embargo, es necesario anotar que antes de emprender tan colosal programa de ayudar a combatir la pobreza en otros países y de aumentar nuestras exportaciones de energía, debemos hacer un esfuerzo por acabar de electrificar nuestro propio país, en el que aun existen dos millones trescientos mil (2.300.000) compatriotas sin este vital servicio.  Amplias regiones de la Costa Pacífica en los departamentos del Cauca, Choco y Nariño, regiones enteras de los Llanos orientales, en la Orinoquía y Amazonia y zonas rurales en muchos departamentos de Colombia aun no están interconectadas.
 

Para citar un solo ejemplo, la construcción anunciada y financiada a través del fondo FazniI, con US$100 millones para electrificar nueve (9) municipios de Cauca y Nariño, y, para beneficiar aproximadamente a ochenta mil (80.000) habitantes, obra que debería estarse culminando este año, lleva un retraso de un año y ya se anuncio por parte del Ministro Cárdenas que, solo hasta el 2013 será una realidad.

La financiación de la obra referida quedó asegurada desde el gobierno del ex Presidente Álvaro Uribe, tendrá entre otros componentes, 516 kilómetros de redes que llevarán energía desde Popayán hasta Guapí, Timbiquí y López de Micay en el Cauca y Olaya, Francisco Pizarro, Iscuande, El Charco, La Tola y Mosquera en Nariño. Una vez concluida la obra dará energía las 24 horas del día a los habitantes de dichas poblaciones. Adicionalmente, las torres de energía llevarán un cable de fibra óptica, dando acceso a las telecomunicaciones y al internet.
 

Con la electrificación de esta región llegará el desarrollo de las industrias pesqueras, la generación de empleos y un mejor nivel educativo para sus habitantes, postrados hoy en el olvido del gobierno nacional.
Bienvenida entonces la iniciativa del Ministro Cárdenas para darle energía a  lo que falta de las Américas pero, la prioridad debe empezar por acabar de electrificar la casa,  para que por lo menos las obras que ya cuentan con financiación, se conviertan en una realidad.