La realidad en las calles

Le pregunto a los ‘hacedores de política’ del poder legislativo de este país si últimamente han andado por las calles o en los buses de cualquier ruta bogotana o de cualquier ciudad de Colombia. Las últimas reformas sociales y económicas que benefician a miles de colombianos han provenido, en las últimas administraciones, del ‘ejecutivo’: la ley de tierras, reforma a la justicia, reforma a la salud y reforma a las regalías, entre otras.Sin embargo, de los honorables del poder legislativo, pocas reformas o leyes que beneficien a la población más vulnerable de este país han surgido en los últimos años.Los invito a que, de vez en cuando, se den un paseo a pie por las calles o en los buses de Bogotá, o de sus ciudades de origen. Es bueno para la salud y para el medio ambiente caminar de vez en cuando, así sea llenos de escoltas. También es bueno subirse a los buses, así sea una que otra vez, por varias razones: es bueno para el medio ambiente porque son menos carros emitiendo gases de efecto invernadero y es bueno para pensar en los problemas del país porque la realidad es palpable.En cualquier ruta bogotana, o de cualquier ciudad, la informalidad laboral y la situación del país son evidentes. Se sube la madre cabeza de familia con cinco hijos que no tiene empleo y que vende cuatro por mil (no es el impuesto, son cuatro chocolatinas por $1.000), aunque podría ser una forma de impuesto. Se sube el estudiante universitario que necesita completar para el próximo semestre y lo único que puede ofrecer es una melodía no muy entonada. Se sube la familia desplazada del Urabá, a la cual la despojaron de sus tierras y no tiene otra alternativa que venirse para la capital a vender cualquier artesanía en los buses y calles bogotanas. Se sube el padre de familia mayor de 40 que por su edad ya no consigue empleo y tiene que llevar para la comida de sus tres hijos. Son miles de historias.La informalidad en las rutas de Transmilenio se nota de otra manera: atracos y robos de celulares a diestra y siniestra. Sí, esta es una forma de informalidad por cuenta propia que no entra en las estadísticas del Dane.Desafortunadamente los honorables legisladores de este país solo andan en bus o a pie cuando están en campaña electoral, y la mayoría de los que votaron por ellos ahora están pidiendo en las calles colombianas o vendiendo cualquier cosa en los buses. Y, peor aún, aquellos siempre andan técnica y literalmente ‘blindados’ por las calles y ante la realidad del país. Entre más blindados y más protegidos pues mejor para ellos.La pregunta es: ¿Por qué tienen miedo? ¿Por lo que han hecho?, o ¿Por lo que han dejado de hacer?Nada les preocupa mientras sus altos salarios y futuras pensiones estén aseguradas, así como sucede con los grandes magistrados de este país. El régimen pensional de prima media está subsidiando a todos los honorables de este país, que son quienes más ganan y más ganarán en el futuro con el aporte de todos los colombianos. Los regímenes especiales en pensiones son en teoría una distribución del ingreso al revés: se subsidian las pensiones de los más ricos, pero esos informales que andan rebuscando el sustento diario en las calles de todas las ciudades de Colombia, no tienen derecho a pensión.Son las ironías de las leyes de este país, que, adivinen quienes las establecen. En Colombia cerca de 60% del empleo total está conformado por informales y de éstos, 85% no cotiza para pensión. Según estudios del Banco Mundial subsidiar una parte de las pensiones para los informales no resultaría tan costoso para un país. En Colombia seguramente subsidiar las pensiones de los informales resultaría menos costoso que el subsidio de las pensiones de los ‘honorables’. El problema es que la cotización a pensiones está sujeta a que los salarios estén por encima de un salario mínimo. Los honorables ganan muchos salarios mínimos, los informales ni siquiera llegan a uno, por eso no pueden cotizar. ¿Será que el legislativo podrá hacer alguna reforma para solucionar este problema? Nos sentaremos a esperar.Alejandro Ramirez VigoyaAnalista