La relación entre China y Colombia

Para Colombia existen numerosos desafiós para transformar el estado de las relaciones bilaterales con China.  El delegado enviado Li Changchun, un importante miembro del Comité Permanente del Politburó del Comité Central del Partido Comunista, (PCCh) llegó al país para reunirse con el presidente Juan Manuel Santos. 

Las relaciones entre China y Latinoamérica tienen como primera medida una perspectiva estratégica de cooperación económica.  Según un informe publicado por el Inter-American Dialogue, el total de la inversión extranjera directa (IED) de China a Latinoamérica pasó de US$7.500 millones  en 2005 a US$37.000 millones en el 2010.  Las inversiones chinas realizadas en la región se concentran en el desarrollo de proyectos de exploración y comercialización de recursos naturales y materias primas como hierro, carbón, y soya. 
 

El gobierno del presidente Santos tiene a su alcance durante la próxima visita de Estado a la República Popular China, el próximo 8 de mayo, una gran oportunidad para demostrar su liderazgo en temas de cooperación internacional, asi como lo demostro en la VI Cumbre de las Américas, y de esta manera convertir a Colombia en un socio integral de cooperación política, económica y también en aspectos de responsabilidad social con el país asiático. 
 

Puntualmente, entre los principales desafiós de esta visita de alto nivel entre ambos países, se encuentran la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio (TLC) bilateral con Estados Unidos, la creciente participación de los foros transpacíficos como Apec, y la necesidad de crear mayor percepción entre las autoridades y empresarios chinos y de estrechar las relaciones entre provincias chinas y regiones colombianas. 
 

El mejor objetivo en el cual Colombia puede encajar es admitiendo nuestras deficiencias, para atraer mayor inversión en proyectos concretos en educación, ciencia, tecnología e innovación productiva.  Para la China, Colombia representa una vía de desarrollo y vínculo con el Caribe.  El TLC con EE.UU. trae varias oportunidades de triangulación economica la cual genera empleo y crea ventajas comparativas para el país como un punto estratégico para entrar a los mercados de EE.UU. y Canadá. 
 

El experimento en Wenzhóu, una ciudad prefectura situada en la pronvicia de Zhejiang, donde el gobierno chino inició un programa piloto para aquellos ciudadanos que quieran invertir hasta US$3 millones directamente en entidades no bancarias del exterior, sin un intermediario formal del gobierno, puede llegar a ser un paso definitivo para lograr mayor inversión extranjera de la China. 
 

Para esto hay que determinar areas de interés, identificar prioridades compartidas, y desarrollar maneras en que las relaciones bilaterales sean lo suficientemente productivas para ambos paises.