Ley marco legal para la paz

Numerosas personas consideran que ya comenzó el proceso de negociaciones entre el gobierno del presidente Santos, las Farc y el EPL. Prueba de esto es la aprobación en un quinto debate en la Cámara de Representantes de la Ley Marco Legal para la Paz. 
El senador Roy Barreras, ponente de dicha ley, reconoce que, a pesar de no existir hoy condiciones para la paz, resulta clave anticipar la aprobación de su iniciativa, porque bien este gobierno o bien cualquier otro, debería tener un instrumento listo para negociar la paz. Estimo que el instrumento puede ser necesario, mas no cualquier instrumento sirve. 
 

Hasta donde los ciudadanos corrientes alcanzamos a entender, en esta ley se trata de aprobar una Justicia Transicional, definida con frecuencia "como el conjunto de medidas judiciales y políticas transitorias que diversos países han utilizado para reparar las violaciones masivas de los derechos humanos. Entre tales medidas suelen incluirse acciones penales, programas de reparación de las víctimas, comisiones de la verdad?".
 

Pero la Ley Marco aludida, de acuerdo con opiniones autorizadas como la del senador Miguel Gómez Martínez, impide claramente las acciones penales contra las Farc y el ELN. El expresidente Álvaro Uribe sostiene que "el proyecto para la paz que cursa en el Congreso es un camino de impunidad para los cabecillas de las organizaciones criminales que están incursas en delitos de lesa humanidad".
 

La extrema izquierda reclama, entre tanto, la impunidad de las guerrillas y el juicio a cargo de nuestra enferma justicia ordinaria de los paramilitares y los militares. Ante esta novedosa concepción del derecho en Colombia, también insisten en retirar el Fuero Militar de la reforma a la Justicia, retiro al cual también se opone el expresidente Uribe.
 

El senador Barreras se apresura a afirmar que él no ha dejado de ser uribista y que su afán radica solo en consolidar la seguridad democrática. Que de no haber sido porque las guerrillas se refugiaron en Venezuela y Ecuador, Uribe las habría derrotado. Y se pregunta, ¿acaso la solución es aniquilar al último colombiano violento?
Aduce el senador Barreras que la Ley de Justicia y Paz del presidente Uribe para desmovilizar a los paramilitares no le concedía a la Fiscalía la posibilidad para seleccionar, priorizar y juzgar a los criminales más inhumanos. Que por pretender enjuiciarlos a todos no ha funcionado esta y que su marco resolvería esto.

Destacados constitucionalistas no comparten tal opinión del senador, puesto que el "principio de oportunidad" existe ya desde hace algunos años para la Fiscalía.
Espero que el presidente Santos no se precipite para figurar ante la historia al lado de los expresidentes  ingenuos que lo antecedieron y que creyeron que arrodillados ante la guerrilla iban a lograr la paz. La Ley Marco de Barreras se insinúa como una ley con un censurable sesgo de izquierda.
Mientras no se restablezca la moral del Ejército, los violentos continuarán aniquilando colombianos. El presidente Santos no puede ignorar los temores de sus electores.