Lo que necesita saber sobre el escándalo de la tasa Libor

Otro escándalo bancario se ha estado cocinando en el extranjero y probablemente destruirá cualquier fe restante que usted tenía en los grandes bancos y podría cambiar la industria bancaria para siempre. Todo se centra en la Libor (el London Interbank Offered Rate), la tasa de interés de referencia que usan los bancos para fijar el precio de varios productos financieros como los préstamos privados para estudiantes, las tarjetas de crédito, las hipotecas de tasa ajustable y los derivados financieros, tales como los futuros sobre divisas. La Libor se utiliza para establecer las tarifas de aproximadamente US$800 billones en instrumentos financieros alrededor del mundo.

Esta tasa se supone que es una medida de la tasa de interés que los bancos se cobran entre sí por un préstamo a corto plazo; entre más seguro el banco, menor será la Libor. Sin embargo, la tasa Libor en realidad es sólo una estimación suelta que es presentada cada día por un panel de 18 bancos. La evidencia reciente sugiere que la Libor ha sido deliberadamente manipulada hacia arriba o hacia abajo por los bancos durante algunos años.

¿Por qué harían esto? Principalmente, para impulsar las utilidades de las divisiones comerciales. La mayoría de los bancos que están estableciendo la Libor comercializan productos que se ven afectados por el movimiento de la tasa (sí, parece que existe un conflicto de intereses).  En términos de finanzas globales una fluctuación mínima de un punto porcentual puede significar millones de dólares en pérdidas y ganancias. Una serie de correos electrónicos hallados en la investigación de Barclays, un banco británico de 300 años, pinta un cuadro claro y repugnante de la colusión.

De acuerdo a la Autoridad Financiera de Servicios del Reino Unido:

El 26 de octubre de 2006, un operador externo le indicó en un correo electrónico a un trader de Barclays que "Si vuelve sin cambios, soy un hombre muerto". El trader respondió que iba a "tener una charla". La presentación de la Libor de Barclays ese día fue la mitad de un punto básico por debajo del día anterior. El trader externo agradeció al trader de Barclays más tarde ese día diciendo: "Amigo. ¡Te debo una grande! Pasa un día después del trabajo y abrimos una botella de Bollinger".
En el 26 de septiembre de 2007 un trader declaró a un peticionario que "Todos estamos alentando a una tasa Libor alta mañana". El Peticionario respondió: "Supongo que debes estar entre cuatro y cinco puntos más arriba".

La otra razón para la manipulación de la tasa Libor fue para mejorar la reputación de los bancos durante la crisis financiera. Parece que a algunos peticionarios de la Libor se les motivó a presentar tasas bajas durante la crisis con el fin de demostrar que su banco, o incluso todo el sector, se encontraba en un estado más saludable del real.
Barclays está en el centro del escándalo, sobre todo porque fue el primer banco en cooperar con las autoridades, pero algunos de los nombres más importantes en las finanzas globales como Citigroup, JPMorgan Chase, UBS, Deutsche Bank y Hsbc han sido cuestionadas como parte de las investigaciones.

Es probable que lo que resulte de esto sea un acelerado deterioro de la confianza en las instituciones financieras. The Economist considera que "si los intentos de manipular la tasa Libor fueron exitosos… entonces este sería el mayor fraude de valores en la historia, afectando a inversionistas y prestatarios de todo el mundo."
Michel Barnier, el comisario de la UE que supervisa los servicios financieros ha llamado la falsificación de las tasas de referencia como una "traición" con consecuencias potencialmente "sistémicas". El director ejecutivo de un banco multinacional ha llamado a este escándalo el "momento del tabaco" para la industria bancaria, refiriéndose a los más de US$ 200.000 millones en demandas y acuerdos que se presentaron a la industria tabacalera de EE.UU. en 1998.

Este escándalo pone en relieve el hecho de que un grupo muy reducido de personas tienen un impacto directo sobre las finanzas personales de millones de personas alrededor del mundo. Y al menos por ahora no hay mucho que podamos hacer al respecto.

*Editor económico de Noticias Univisión