Manipulaciones especulativas

Recientemente han llamado la atención hechos que tienen que ver con el esquema financiero mundial y aspectos preocupantes sobre la manipulación especulativa en los mismos. Pareciera que “el mercado” no siempre es el que ajusta los precios en ciertos sectores de la economía global.

Un ejemplo de la manipulación en el mercado de los commodities lo presenta Peter Orszag en una columna de Bloomberg titulada: “Milton Friedman Proved Wrong by Aluminum Market” publicada el 10 de abril de 2012.

Orszag explica que el precio mundial del aluminio pasó de US$ 1.500 la tonelada métrica en 2001 a US$ 2.400 en 2011. Un aumento del 5% anual.

En los últimos cinco años se ha duplicado el comercio mundial del aluminio y los volúmenes diarios en los mercados financieros son de diez a veinte veces su consumo. En general la academia argumenta que teóricamente la oferta y demanda física de cualquier commoditie son las que determinan el precio. Pero pareciera que el creciente interés de los fondos de inversión institucionales en el aluminio, han aumentado los precios y la volatilidad de los mismos.

La cuestión es que los precios y la volatilidad del aluminio se deben a que los inversores siguen comprando cuando los precios son altos y vendiendo cuando la tendencia de los precios es a la baja. En otras palabras, los mismos inversionistas presionan la volatilidad de los precios ya sea para arriba o para abajo, sin importar la demanda y oferta físicas del aluminio. En general los inversores no conocen en detalle el mercado físico, solamente tienen en cuenta la tendencia en precios que ellos mismos pueden manipular.

Por otro lado, el hecho de mantener altos los precios  por periodos largos  se da en productos como el aluminio cuya oferta y demanda son inelásticas. Es decir, las cantidades tanto demandadas como ofrecidas varían poco ante aumentos de los precios y solo cambian cuando los precios suban o bajen demasiado.

Muchos inversores conocen los productos con estas características y por lo tanto pueden manipular los precios y obtener grandes ganancias.

Otro ejemplo de manipulación especulativa se presentó recientemente con la LIBOR (London Interbank Offered Rate). Que podría resultar en la manipulación más costosa para el sector financiero mundial. El problema se resume en que los banqueros para evitar que sus instituciones se afectaran con la crisis financiera pasada, daban información falsa para el cálculo de la Libor.

La Libor es la tasa de referencia para la transacción de cientos de trillones de dólares a nivel mundial. Entonces algunos puntos básicos por encima o por debajo representan millones de dólares en ganancias o en pérdidas en sectores como el inmobiliario, en los préstamos corporativos o en la tasa de interés de los “Swaps”

El reciente caso de “Barclays Plc” es solo la punta del iceberg. Parece que varias instituciones financieras estarían inmiscuidas en la manipulación de la libor, lo que tendría grandes consecuencias penales para banqueros y traders, quienes manipulaban la información para fijar el precio de la libor y obtener grandes ganancias o minimizar las pérdidas.

La cuestión es que una variación de diez puntos básicos en la tasa libor, por ejemplo en una transacción de swaps de US$ un trillón, representa la bobadita de US$ un billón.

Debido a lo anterior es que surgen las voces pidiendo una estricta regulación financiera, dado que este tipo de manipulaciones benefician al sector financiero, pero perjudican al sector real de las economías. Por un lado está la especulación mundial y sus grandes ganancias, y por otro lado está el sector real de la economía que depende de este sector financiero, al que no le preocupa la generación de empleo, ni el crecimiento de la inversión de las empresas, ni el aumento del consumo de los hogares. Solo le interesan las ganancias que el sector real le otorga, ya sea por especulación o por la falta de regulación a nivel mundial. La crisis en la zona euro es un ejemplo de que el sector financiero no puede subsistir sin el sector real de las economía, pero al que rescatan es al primero.

Para finalizar recomiendo otro artículo de Bloomberg titulado: “Is Global Finance a Ponzi Scheme? Ask a Russian Expert” de Leonid Bershidsky.

Sin duda, pone a pensar, ya que sugiere que el sistema financiero mundial es una especie de “pirámide legal” y poco regulada. Colombia no es la excepción.