Mitología bancaria (I)

De manera sistemática en mis clases me preguntan, "¿por qué los bancos cobran tanto por los créditos y dan tan poco por los ahorros?, si lo que hacen es hacer plata con nuestra plata". Pregunta que sin duda es muy justa en una matemática simple de comparación de tasas de colocación y captación, pero mucho más compleja cuando se analizan los datos con más cuidado.
Haciendo el ejercicio de analizar los estados de resultados de los bancos en diciembre de 2011 (que no son los del cierre de año), los ingresos de los bancos ascendieron a $63 billones, en presencia de una DTF promedio de 5,54% y una tasa de colocación promedio de 11,7%. Esta tasa de intermediación de 6,13%, debería significar que las utilidades deberían ser de $29 billones en la simple matemática del común de las personas, pero en  realidad fueron de $5,8 billones, siendo el 9,2% de los ingresos totales.
Esta diferencia se debe a que las personas del común asumen por lo menos tres supuestos falsos: los ingresos de los bancos son las tasas de interés solamente, los bancos tienen el dinero suficiente para prestar y con las tasas de colocación cubren fácilmente la operación. Todos ellos falsos.
Los ingresos por intereses de captación son solo el 30% de sus ingresos, siendo algo así como $19 billones, y pagaron intereses a sus ahorradores por $4,7 billones; situación que inmediatamente causa la reacción negativa de la comunidad porque si bien la diferencia entre tasas de colocación y capitación era de 2 a 1, en los ingresos la relación es de 4 a 1; más esto realmente significa que se colocaron cerca de $165 billones con depósitos de solo $85 billones, lo que significa que los bancos debieron conseguir $80 billones más para prestarlos, y eso significa que debieron pedirlos prestados en algún lado. Siendo esta una de las principales razones del diferencial de tasas de interés.
Así, los bancos sólo logran el 30,5% de sus ingresos de los intereses de los créditos, el 5,8% en comisiones y honorarios y el resto en el manejo del negocio como valoraciones de activos, utilidades de manejo de divisas e inversiones y otras herramientas, causando que los ingresos de los bancos reflejen la complejidad de su negocio, que le exige mantener nóminas de $4,6 billones mensuales.
No es mi interés defender a la banca, porque sin duda aún pueden hacer mucho por ser más eficientes en estos indicadores y aumentar la penetración bancaria, más considero que si es necesario romper una serie de mitos que se han entronizado en nuestros imaginarios y que han causado que usuarios e instituciones queden en la mitad de un debate sin argumentos y con más señalamientos emocionales que reales, lo cual sin duda afecta la solidez del sistema para ambos lados.
Es cierto que el diferencial de tasas es alto y en créditos de consumo aún más, pero en una economía donde por cada peso ahorrado se prestan dos, la estructura bancaria no puede ser tan simple. Hoy cerca de 18 millones de personas tiene una cuenta de ahorros y sólo 5,5 millones tienen tarjeta de crédito, lo cual sin duda es un problema estructural y una falta de manejo de oportunidades por parte de la banca.