¿Por qué la economía mexicana va tan bien?

El estado débil de la economía es supuestamente una de las razones por las cuales el Partido Nacional de Acción (PAN) de México perdió la presidencia el fin de semana pasado. Sin embargo, México tiene actualmente una de las mayores tasas de crecimiento en América Latina. Mientras que la economía de Brasil se ha desacelerado, la  mexicana parece estarse calentando.

Es cierto que el promedio de crecimiento del PIB desde que el PAN asumió el poder en el año 2000 ha sido débil (2,4% anual), pero la economía se ha recuperado fuertemente desde 2009. El PIB creció  4,6% en el primer trimestre y los analistas están revisando hacia arriba sus previsiones del año. Aquí hay siete razones por las cuales las cosas van tan bien.

México tiene la red de acuerdos comerciales más grande del mundo. Tiene acuerdos de libre comercio con más de 40 países en tres continentes y se ha beneficiado de la recuperación del comercio global desde la crisis financiera mundial.

México se encuentra en medio de un auge industrial. La industria pasa por un buen momento encabezado por los fabricantes de automóviles. Desde la apertura del comercio en la década de 1990, México ha desarrollado un sector exportador fuerte de manufactura. El país produce productos complejos y de alta demanda como carros, computadores, teléfonos celulares y componentes eléctricos. Por ejemplo, México no sólo ensambla el Volkswagen Jetta, sino que también diseña alrededor de 70% de sus partes.

El peso mexicano se ha debilitado durante el último año. Esto ha contribuido a que los productos mexicanos sean más competitivos en el mercado global. Un peso más débil reduce los costos de mano de obra y los fabricantes de automóviles estadounidenses y japoneses  ahora pueden construir una mayor cantidad de carros más económicamente en México que en otros lugares.

México se está convirtiendo en un país con una clase media mayoritaria. El ingreso anual per cápita es de alrededor de US$13.000  en comparación con sólo US$10.000 en Brasil y  US$9.000 en Colombia. Esto ha ayudado a impulsar la economía doméstica que tradicionalmente se ha visto obstaculizada por ineficiencias relacionadas con los monopolios. El desempleo es solo de 5% en la actualidad.

Agustín Carstens. Como actual jefe del del banco central de México y como ministro de Finanzas entre 2006 y 2009, Carstens ha sido responsable de las políticas macroeconómicas sólidas que han atraído la inversión y alentado el consumo interno. Como Ministro de Finanzas, ayudó a reducir la deuda y a aumentar el ahorro. En el Banco de México ha supervisado una política monetaria estable que ha mantenido baja la inflación y un peso estable y competitivo.

La inversión extranjera directa (IED). Todo lo anterior ha ayudado a atraer cantidades sin precedentes de IED. Después de una caída en el año 2009, los flujos de IED se han recuperado y se espera que lleguen a alrededor de US$20 millones este año. Esta inversión ira hacia proyectos de manufactura, servicios financieros y bienes raíces.
Por último, la contracción económica del 2009 fue particularmente fuerte. La economía mexicana se contrajo en 6,2% en 2009 comparado con 1,8% en América Latina.

México tuvo un camino más largo a la recuperación que sus vecinos y esto se ve reflejado en un crecimiento más rápido del PIB desde 2010. Mientras que la economía mexicana se espera que continúe con resultados relativamente buenos en el corto plazo, es poco probable que veamos tasas de crecimiento más allá del 4%.

Muchas partes de la economía mexicana siguen siendo ineficaces y atrasadas. La desigualdad es alta, la violencia relacionada con el crimen organizado perjudica a la economía y  preocupa a  inversionistas, los bancos no prestan dinero a los consumidores o pequeñas empresas, la compañía petrolera nacional necesita ser reformada y el mercado laboral fomenta la informalidad.

Estas deficiencias nos recuerdan que todavía hay espacio para crecer, pero bastante trabajo duro que hacer. Si el nuevo gobierno es capaz de trabajar con los demás partidos en el Congreso para implementar las reformas a la energía, la educación y el trabajo, sin duda tendrá un mejor legado económico que el PAN.