Reforma pensional

No conozco el proyecto de reforma al sistema de las pensiones de jubilación que propone establecer el gobierno del presidente Juan Manuel Santos.  Sin embargo, a partir de informaciones de prensa, aporto los siguientes comentarios.

Las pensiones como porcentaje del Producto Interno Bruto, PIB.  En una importante conferencia que dictó a finales de 2011 el economista jefe del BBVA, señor Rafael Domenech,  en Asofondos, afirmó que las pensiones absorbían en promedio un elevado 10% del PIB en la Unión Europea. La descuadernada España tuvo que reformar hace poco y a las volandas su sistema pensional para evitar que se les disparara el 9% de su PIB ya comprometido para tal fin por los "zapateristas".  

Estimo que nuestras pensiones les cuestan al gobierno y al sector privado colombianos  cerca del 8% de nuestro PIB. Y de continuar creciendo ellas tan escandalosamente como en años recientes, en pocas décadas se nos incrementará este porcentaje en un insostenible y desestabilizador 50%. Europa comenzó a reformar, siendo más rica, con porcentajes promedios del PIB similares al de Colombia.

Edad de jubilación. El promedio de vida en la UE marcha hacia los 84 años y  algunos todavía se jubilan hoy allá a los 62 años. Francia la elevó a los 67 años y el nuevo presidente, Hollande, promete devolverla a los 62. La esperanza de vida en Colombia es de 74 años y hoy nos jubilamos en promedio con 58 años, 55 las mujeres y 60 los hombres. Es decir, vivimos unos 16 años por cuenta del Estado.

Más grave aún, en 2008 en la UE, por cada jubilado aportaban cuatro personas en edad de trabajar, pero en 2060 tan solo aportarán dos, solo dos.  En Colombia la relación todavía no es tan dramática, pero tenemos en cambio otra peor, los viudos octogenarios que se casan con las sobrinas de 20 años para legarles sus pensiones. No le veo solución posible a esto.

Las reformas recientes de la UE están igualando la edad de jubilación para los hombres y las mujeres en 67 años. No me agradan los 60 propuestos en la reforma de Santos para las mujeres y los 65 para los hombres. Igualemos edades en 65 años, porque la realidad es que las mujeres tienen una esperanza de vida de unos 5 años mayor que la de los hombres. 

Por medio de incentivos, prolonguemos la vida laboral de los colombianos para que aporten más años. En España, tras su reforma, se pensionan con el 65% del salario base y ajustado por inflación, después de cotizar 20 años. Pero con 38 años de aportes reciben el 100%. Incremento de las cotizaciones. 

La reforma aludida propone elevar las cotizaciones actuales del 13.5% al 15.5% en 2015. Personalmente no me opongo a esto, siempre y cuando la calidad de los servicios de salud prestados fuera elevada. Que las Altas Cortes y el Congreso dieran ejemplo de honestidad, de mesura con sus pensiones y cotizaciones. Impuesto a las pensiones.  Las pensiones para pervivir no deben tener impuestos. 

Considero que los impuestos deben comenzar a cobrarse por medio de una tabla con porcentajes crecientes y no inferiores al 10% sobre quienes por gracia de los artificios legales reciben más de $12.500.000 del umbral legal, el cual se suelen saltar las Altas Cortes y el Congreso.  Los sectores Judicial y Legislativo deberían dar ejemplo de rectitud.