Sector minero energético, en la mira

El sector minero en Colombia ha presentado en los últimos años un crecimiento y desarrollo extraordinario que impulsan la economía del país. En 2009 fue el segundo sector más expansivo, sólosuperado por el constructor.

La atracción de Inversión Extranjera Directa (IED) minero energética ha sido uno los factores clave. El sector minero y petrolero totalizan US$5.727 millones en 2009, es decir, el 80% de la IED total que sumo US$7.201 millones. De este total, US$3.094 millones se destinaron a la minería, y US$2.633 millones para el sector petrolero, más de cinco veces que la inversión registrada en el 2002.

Esta dinámica del sector también se ha reflejado en el Producto Interno Bruto del País. Entre el 2002 y el 2008 el PIB del sector petrolero se duplicó, pasando de $8.100 millones, lo que representa el 3,5% del PIB, a $23.300 millones en el 2008 con una participación del 4,9% del PIB total.

Es evidente que el sector minero energético hace gran aporte al Producto Interno Bruto Colombiano, siendo una de las sonadas locomotoras del gobierno del Presidente Santos.

Las cifras del sector son definitivas para el desarrollo económico del país y el crecimiento en la producción, acompañados con el alza de preciosque ha significado, por ejemplo, que la tonelada de carbón tenga en 2010 más del doble deprecio que el que registró en el 2000 en los mercados de Norteamérica, Europa o China.

Sin embargo, la Contraloría General de la República informóque la Nación está dejando de recibir millonarios recursos del sector minero energético producto de la falta de vigilancia del estado y que algunas empresas se están aprovechando de la falta de control de las entidades estatales competentes.

De acuerdo con el informe de la Contraloría en materia de empresas registradas, algunas de las cuentas no cuadran entre varias entidades del Estado. Son diferentes las cifras que reportan entidades como Ingeominas, Ministerio de Minas, la Superintendencia de Sociedades y la Dian.

Un caso que denunció la Contraloría es el de Cerrejón Zona Norte, que reportó a Ingeominas una producción  en el 2010 de 10.488.046 toneladas de carbón, pero a la Superintendencia de Sociedades le reportó que eran 10.687.059 toneladas.

Solo por esta diferencia la empresa estaría dejando de pagar en regalías $2.133 millones, dijo el ente de control, según publicación de la revista Semana.

Es claro que el desorden gubernamental en el sector minero representa menos educación, menos salud y menos desarrollo para las entidades territoriales del país. Los dineros que no se están recibiendo por la falta de vigilancia de los entes de control representan un hueco fiscal inaceptable.

Por otro lado, la seguridad en la actividad minera en el territorio nacional deja mucho que desear.  Accidentes en minas como los de Norte de Santander y el más reciente en Antioquía, que cobró la vida de 30 mineros. La seguridad es un aspecto de suma importancia que el Gobierno necesita reforzar.

Según Ingeominas, las cifras de accidentalidad minera en Colombia van en aumento. Mientras que en 2004 se registró una sola emergencia, en 2010 se contabilizaron 84 y en solo cinco años, las víctimas mortales en esta actividad han pasado de 37 en el 2005 a 173 en el 2010.

Es necesario reformar la dirección y organización de las Corporaciones Autónomas Regionales (CAR). Esta reforma que se debatirá en el Congreso de la República pretende darles a las CAR un mayor manejo del control de riesgo y enfocarlas hacia las labores preventivas, sin dejar de lado las labores correctivas.

José Darío Salazar/Analista