Sobre China y otras preocupaciones

Una de las cosas que más me ha extrañado en estos días de principio de año es la impresionante preocupación que tienen algunos analistas respecto al futuro comportamiento económico de China. Confieso que me llama la atención esa preocupación, porque la verdad sea dicha, al menos en mi opinión, la información fidedigna que nos presenta esta economía no muestra ningún indicio claro para soportar semejante cacofonía de escepticismo que está plagando a la prensa financiera (la cual disfruta repitiendo las predicciones fatalistas de muchos).Me impresiona, por ejemplo, que haya algunos analistas que se prestan para decir que la tasa de crecimiento desestacionalizada de 2% trimestre/trimestre que se vio durante el cuarto trimestre de 2011 augura un colapso de la economía. Por si acaso, bajo los lineamientos matemáticos de los porcentajes, que la economía de China se hubiera expandido 2% en el último trimestre comparado con el trimestre anterior, es análogo a decir que esta economía creció a una tasa anualizada de 8,3% durante el último trimestre de 2011.Esos mismos analistas dicen que el hecho de que las ventas al por menor de China hubieran crecido 18,1% año/año durante diciembre, comparado con la expectativa de crecimiento de 17% que tenía el consenso, no es suficiente para tener una visión menos fatalista. Esos mismos analistas tampoco piensan que una tasa de crecimiento de 12,8% año/año en la industria durante diciembre de 2011 vaya a ser suficiente para evitar una debacle económica en 2012. ‘Es que igual se va a caer la economía,’ dicen algunos.Por qué razón, se pregunta uno. ‘Pues !porque si! Porque Europa está mal; porque los bancos de China prestaron mucho entre 2009 y 2010; porque los precios de la propiedad están cayendo; y porque simplemente esta economía se tiene que caer en algún momento, pues todo lo que sube, baja?’La consultoría económica Gavekal, fundada por Charles Gave, en mi opinión uno de los analistas económicos más certeros del mundo, nos presenta un par de números interesantes sobre la situación actual de la economía China. En mi opinión, los argumentos de Gavekal dejan muy mal parados a los analistas que insisten en advertir sobre el inminente colapso de esa economía. Entre otros números, según los datos totalmente verificables de Gavekal, (1) el déficit de vivienda en la China continúa siendo extremadamente alto. ¿Qué tan alto? Según los estimativos de Gavekal, China tiene en este momento un déficit de 75 millones de viviendas; hay 225 millones hogares urbanos en China, pero solo hay 150 millones de viviendas dignas. Más importante aún, según las estimaciones, si se mantiene la dinámica urbanística actual en esa nación, durante los próximos 20 años, China va a experimentar la creación de otros 100 millones de hogares urbanos. Por otro lado, muchos escépticos argumentan que el nivel de inversión en capital físico por parte de los chinos es excesivo. Nada más alejado de la realidad. Según los cálculos de Gavekal, que están basados en información del sector privado y oficial, el acervo de capital por habitante en China alcanza US$10,000, comparado contra el nivel de US$130,000 que tiene Estados Unidos. Mejor dicho, Estados Unidos tiene 13 veces más capital físico por habitante que China. La comparación contra Japón es de 6 contra 1, implicando, obviamente, que Japón tiene 6 veces más capital productivo (por habitante) que China.Este mundo está plagado de fuentes de incertidumbre. Existe gran incertidumbre sobre las ramificaciones de un posible conflicto de Irán con Occidente, y existe gran incertidumbre sobre lo que pueda pasar con el euro. Sinceramente no veo razón lógica para inventarse más razones para preocuparse. La paranoia sobre el futuro de la economía de China es solamente eso: una paranoia injustificada.Alberto BernalAnalista