Suben las apuestas por la crisis europea

Como jugadores de póker, actores claves de la crisis europea suben las apuestas. Lo que no sabemos si es un bluf o es que cada uno esta seguro que tiene la carta ganadora y están dispuestos de ir con todo o nada.

Grecia saca su última carta.

Se rompió el bipartidismo existente desde 1974 y levantan nuevamente los fantasmas de una salida de Grecia de la zona euro. ¿Quienes ganaron espacio? Los partidos contrarios a la troika, o sea aquellos que se oponen a las políticas de austeridad exigidas por el banco central europeo, comisión europea y fondo monetario internacional.
 
Esta decisión política, aumentada por rivalidades históricas, personales e ideológicas  incrementa la incertidumbre de Grecia dentro de la zona euro.  Primero se habla de que no hay suficiente mayoría para formar gobierno lo que presenta la posibilidad de nuevas elecciones en junio 10. Además, ante  la creciente oposición social a las medidas de austeridad, para los analistas de Citigroup o aumenta el riesgo en un rango de entre el 50% y el 75% las posibilidades de que Grecia finalmente acabe abandonando el euro.
 
¿Mensaje con cara de póker? Grecia tiene $510 mil millones de dólares en bonos privados y prestamos públicos que deben. Si no pagamos Europa y el mundo esta en problemas. Como un significante sector griego quiere modificar el plan de austeridad  exigen negociar. Si no, amenazan por salirse del euro dejando que Europa pague las consecuencias económicas y políticas.
 
Alemania saca su carta 
Alemania saca otra carta. El ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, considera que la zona euro soportaría sin grandes problemas la salida de Grecia de la Unión Monetaria y su moneda única, ya que el sistema es hoy mucho más resistente que hace dos años, cuando estalló la crisis de la deuda. Claramente, ya se rompió el tabú de no hablar sobre la salida de Grecia de la euro zona.
 
¿Mensaje con cara de póker? Eres libre de irte porque estamos mejor preparados. Además, si ceden a las amenazas para modificar el plan de austeridad, la misma formula usará España, Italia, Francia y hasta en Alemania porque los mismo alemanes no quieren pagar la factura de los demás
 
Pero, ¿tienen buenas cartas? 
Pero, aunque ambos se dan golpes en el pecho de tener buenas cartas, cada uno sabe que no son tan buenas.
Aunque los anti-troika ganaron, no tienen el dominio absoluto y no necesariamente están unidos.  Lo que hablar de un frente común anti-austeridad no es real. Tampoco olvidemos que Grecia firmo el pacto fiscal aceptando las condiciones. Incumplir el acuerdo y dejar de pagar tiene un precio económico en una economía que lleva años en recesión. ¿Quién le va a financiar? No pagar tiene consecuencias políticas inimaginables. 
 
La presión no es sólo de Grecia. Los miembros de la comunidad europea y la Economia internacional tienen mucho que perder si Grecia se sale del plan de austeridad y no paga lo que debe -declara default-. También aumenta la presión de modificar el pacto fiscal. 
 
El resultado de las elecciones presidenciales en Francia donde ganó el primer socialista en 17 años arropado en la bandera de anti-plan austeridad, el cambio de gobierno en Holanda ante el rechazo de las reformas fiscales y la situación económica española presionan a Alemania a suavizar el plan de austeridad. 
 
Estamos siendo testigos de un momento importante en la historia de la unión económica. Estamos siendo testigos de un serio momento de crisis. Aunque no podemos hacer un comparativo a la crisis económica que antecedió a la segunda guerra mundial, ya se están dando destellos de radicalismo. Y Europa tiene historia de eso.  
 
Por eso suben las apuestas en la crisis europea. La pregunta del millón es si estamos en presencia de un complicado juego de póker donde los actores están buscando un punto común. O el juego es todo o nada donde el resultado final esta por escribirse. 
 
Toma nota