Trascender lo económico

Colombia experimenta un comportamiento ascendente de su economía, y según la Andi, se mantendrá su crecimiento real de 6,7%. Esta tendencia de crecimiento económico debe expresarse en bienestar y desarrollo de la población colombiana, disminución de las brechas sociales y desarrollo de sus regiones. Para lograr esos objetivos se requiere que los actores de todos los niveles y sectores: Públicos, Privados, Sociedad Civil, Cooperación Internacional y las comunidades trabajen mancomunadamente desde sus experiencias, conocimientos, potencialidades y expectativas, asumiendo una agenda común con objetivos de largo plazo.
 
En esa agenda común, cual es el rol de la empresa privada? Un rol tradicional ha sido el de ser generador de empleos, lo cual es importante, sin embargo la reflexión que quiero hacer es que las empresas tenemos que trascender en ese papel y analizar otros que podemos desempeñar para así apoyar el desarrollo sostenible de nuestro país, a través de un comportamiento socialmente responsable. Es necesario que las empresas se asuman como parte de los aliados en la construcción de alternativas de inclusión social, competitividad de los territorios y generación de riqueza, superando la visión Empresas = productividad y generación de empleo.
 
No son las empresas las que transforman un territorio, para ser un buen aliado, debemos cambiar o revisar la forma en la que llegamos a los territorios, la cual en algunos casos llega con tonos de arrogancia. Las empresas deben llegar con propuestas que sumen en su áreas de influencia y más allá, bajo el entendido que son las regiones las que diseñan su propio desarrollo. Porque en lo local, es donde se implementan las políticas públicas, que son un marco para que cada región se empodere a partir de lo que tiene y pueda proponer proyectos colectivos, generando corresponsabilidad entre todos los actores que participan de la construcción colectiva.
 
Se trata entonces de asumir un rol en el dialogo social, que debemos establecer con todos los actores del territorio. Dialogando y conociendo las necesidades y expectativas de los grupos de interés e identificando y/ o acordando una misma visión de lo que es la sostenibilidad. Con el Estado, debemos encontrar la alineación, armonización e implementación de políticas públicas de alto impacto social. Esto exige conocer las nuevas estrategias que ha diseñado el Estado, en las cuales las empresas tenemos una gran oportunidad para apoyar. Es importante tener una clara política de que inversión social empresarial, comprende el trabajo en alianzas entre lo publico y lo privado, no reemplazando al Estado, pero si coadyudando en la creación de sociedades mas prósperas, mas justas y mas libres.
 
La invitación es a que como empresarios implementemos procesos concretos, que nos ofrece la nueva reingeniería del sector social que adelanta el Estado, para aumentar el impacto y el retorno social de nuestras acciones de RSE. La Anspe (Agencia Nacional para la Superación de la Pobreza Extrema) ha presentado una clara estrategia, que abre puertas para que seamos actores más activos en la construcción de desarrollo. El sector empresarial, a través de sus fundaciones o gestión social, se ha preocupado en investigar y en desarrollar modelos para una efectiva inversión social privada que contribuye al desarrollo local.