¿Aguanta el euro la salida de Grecia?

Las autoridades económicas alemanas ya consideran el escenario de un euro sin el mercado griego

"Hemos aprendido mucho en los últimos dos años y desarrollado mecanismos de defensa. Los peligros de contagio a otros países de la eurozona se han reducido y la eurozona es mucho más resistente en su totalidad".

Con estas palabras del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, los mercados internacionales ya asumen que la eurozona soportaría sin grandes problemas la salida de Grecia de la Unión Monetaria y su moneda única, ya que el sistema es hoy mucho más resistente que hace dos años, cuando estalló la crisis de la deuda.

La autoridad económica alemana fue más allá y comentó a renglón seguido que en cuanto a la complicada situación de Grecia tras las elecciones legislativas y las dificultades para la formación de un Gobierno de coalición, está claro que es "peligroso engañar a los ciudadanos asegurando que existe otra vía más sencilla para sanear Grecia, evitando toda dureza. Eso es un sinsentido (…) Es errónea la impresión de que no seríamos capaces de reaccionar a corto plazo ante un imprevisto. Europa no se viene abajo tan rápidamente".

Según un estudio reciente del instituto de estudios de mercado Toluna und Thöring Heer & Partner, el 73% de los alemanes es partidario de que Grecia abandone la zona del euro y un 60% de los alemanes considera una amenaza para el euro las señales contra la política de estricto ahorro en la Unión Europea que se han producido tanto en Grecia como en Francia tras las elecciones en ambos países.

La encuesta es fundamental en estos momentos en que el gobierno de Angela Merkel le insiste a sus homólogos griegos que los Estados europeos y los acreedores privados se han esforzado de manera extraordinaria para favorecerlos.

Se ha hecho lo que era posible y le piden al país heleno comprensión cuando a cambio debe cumplir con sus compromisos.
La visión de la agencia de calificación, Fitch, sobre una eventual salida de Grecia del euro es distinta y dijo recientemente que en el caso de que Grecia finalmente acabe abandonando la zona euro, colocaría las calificaciones del resto de miembros de la eurozona en vigilancia con implicaciones negativas, paso previo a una rebaja de 'rating' a corto plazo.

"En el caso de que Grecia saliera de la Unión Monetaria Europea, ya fuera como resultado de la actual crisis política o porque la economía no lograra estabilizarse más adelante, Fitch probablemente colocaría los ratings soberanos del resto de países miembros en vigilancia con implicaciones negativas para reevaluar las implicaciones sistémicas y para cada país de la salida de Grecia".

No son fáciles los escenarios económicos que se pintan para la Europa Comunitaria para lo que resta del año y el primer semestre de 2013.