Al oído del verdadero ‘zar del café’

El ministro de Agricultura debe hacer andar la locomotora del agro y olvidar en su retrovisor a los cafeteros

Durante los últimos días y para sorpresa de muchos dirigentes cafeteros y las 500.000 familias que representan, el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo arremetió en contra de la institución cafetera a raíz de la disminución de la producción del grano. Pocos días de este año, se han escapado de las declaraciones del Ministro pidiendo explicaciones sobre el resultado de la producción o sobre las instituciones cafeteras y su efectividad.

Lo inexplicable del tema es que el ministro Restrepo ha sido copartícipe y a juicio de muchos líder absoluto de las decisiones adoptadas en los últimos tres lustros. Desde 1998 hasta 2000 presidió el Comité Nacional cuando era ministro de Hacienda. En 2002 fue uno de los candidatos para suceder a Jorge Cárdenas, con el rechazo de los dirigentes por haber nacionalizado Bancafé, la joya más apreciada del gremio. A partir de enero de 2003 se convirtió en representante de Antioquia en el Comité Nacional de Cafeteros con la  participación activa en todas las decisiones hasta 2010, precisamente por representar al primer departamento productor.

Ese año fue nombrado ministro de Agricultura y desde entonces forma parte nuevamente del Comité. Como se puede observar, en la caficultura no se ha adoptado una sola medida en 14 años sin el voto expreso y favorable de Juan Camilo Restrepo. Antecedido por el conocimiento del tema adquirido en la década del 70 como representante en Londres y en la del 80 como gerente comercial de la Federación, razón por la cual parece no ser el más indicado para cuestionar la política cafetera que el mismo ha ayudado a construir. Muchos líderes presumían que esto podía suceder dado que el tres veces ministro fue derrotado en 2009 para la gerencia de la Federación en una disputa pública por el cargo.

El ministro de Agricultura ha sido, como la historia reciente lo demuestra, el 'verdadero zar del café', y ahora afirma que los estragos del 'Niño' serán peores que los del invierno, mientras el Ideam dice que únicamente estamos en un periodo seco. Olvida que los agricultores están tranquilos con el veranillo que ayudará a sacar el agua de los suelos saturados que afectan las plantas y la producción agropecuaria. El gran interrogante es para el Gobierno: tener como responsable de la locomotora agropecuaria al 'zar del café' que manda mensajes negativos a los cultivadores.

Lleva dos años anunciando el desastre por las lluvias que han afectado principalmente al café, y ahora con dos semanas de verano pasajero ya anuncia el desastre como consecuencia de un 'Niño' inexistente. El Presidente, quien también fue uno de los privilegiados en Londres de la Federación, debe tomar cartas en el asunto o por lo menos mirar en detalle qué está pasando con su locomotora agropecuaria.