Casas gratis, subsidios y reelección

Las casas gratis de Vargas Lleras y el subsidio de desempleo de Pardo son las piedras fundamentales de la reelección de Santos.

A noventa días de que la administración Santos cumpla sus dos primeros años de Gobierno y que el meridiano de su mandato marque su gestión, dos de sus ministros presidenciables han sorprendido a la opinión pública con un par de ambiciosas propuestas sociales, que de no cumplirse a cabalidad pueden convertirse en un verdadero `harakiri` político de cara a la reelección.

Hablamos claramente del plan presentado por el nuevo ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras de construir 100.000 casas para entregarlas de manera gratuita a los colombianos más necesitados y del proyecto de ley que presentará el ministro de Trabajo, Rafael Pardo, de subsidiar el desempleo. Dos ideas que están encaminadas a trasladarle a la gente el éxito económico que ha tenido esta administración en sus primeros 24 meses de Gobierno.

Está claro que la popularidad del Presidente no está en su mejor momento a pesar de los logros en materia de relaciones internacionales, de política económica y de manejo del desempleo, y que sus ministros está haciendo un esfuerzo enorme para que la sensación de mejoría llegue a los estratos socioeconómico más bajos, que siguen golpeados por los brotes de inseguridad.

A la inmensa mayoría de los colombianos no le dice nada que nuestro país tenga grado de inversión, que las exportaciones estén disparadas, que haya entrado en vigencia el tratado de libre comercio con Estados Unidos o que la inversión extranjera esté llegando a dos manos. Allí, el origen de las `casas de Vargas Lleras` y del `subsidio de desempleo de Pardo`.

Poco a poco se ven las cartas políticas que se empiezan a jugar en el debate electoral que se avecina y que se puede precipitar como nunca antes había sucedido, pues esta vez se enfrentarán las fuerzas de un presidente en ejercicio bien calificado y de un ex presidente con popularidad y grata recordación en el tema de seguridad. Ambos poseen cualidades y calidades electorales que meterán al país en una debate presidencial peligrosamente prematuro e inorportuno.

Casas gratis, subsidios y reelección, son tres elementos que tienen un hilo conductor y que el país económico debe asimilar para evitar las crónicas decepciones que generan las promesas y los anuncios sin el soporte o fundamento técnico y económico.

No está bien que el Gobierno Nacional se enfoque en una tácita reelección y que sus ministros presidenciables, al servicio del Ejecutivo, actúen como si fueran candidatos a ocupar la Casa de Nariño. Están bien las intenciones de trabajar por las viviendas de los colombianos más necesitados y de darle un marco de seguridad salarial a quienes pierdan el empleo, pero hay que medir ciertamente qué de todo esto es realidad o ficción.