El déjà vu de la crisis financiera en Europa

Vuelve y juega el miedo por una crisis a gran escala que se tome la Unión Europea y que toque la guerra comercial entre China y EE.UU.

EditorialLR

Lo que está sucediendo con la Unión Europea es lo que se siente con esas películas que ya se vieron y sabemos con certeza lo que va a suceder; una situación apropiada para aplicar la expresión ‘déjà vu’, el término francés que se utiliza para decir “ya lo vivimos o ya lo vimos”. Al comienzo del verano boreal de este año, vemos cómo las finanzas de Italia, España y Portugal vuelven a ser acosadas por la escalada de la prima de riesgo que se ha disparado irremediablemente; la causa principal tiene que ver con la incertidumbre política que viven estos países. Pero también hay entretelones un rezago o tufillo de Brexit y del efecto Trump sobre el futuro de económico de la vieja Europa.

Comencemos por decir que la economía europea aún no ha asimilado la realidad de que Gran Bretaña se haya salido del bloque económico y las consecuencias de credibilidad de que nunca le haya apostado al sistema monetario basado en el euro. Mientras hace solo dos semanas por un euro daban US$1,20, ahora el cambio ha bajado a US$1,14, con tendencia a seguir caminando hacia la paridad. Esta incómoda situación tiene que ver con el juego agresivo en las cartas comerciales que está soltando el Presidente estadounidense, quien pasa por el mejor momento en su economía, tras haber desatado una guerra comercial con China, situación que ha afectado a Europa debilitándola, como si fuera un invitado de tercera categoría a las tensiones comerciales del siglo XXI. A esta situación se suma el elevado precio del petróleo que también acosa las economías domésticas de España e Italia, grandes importadores de energías. Las cosas no mejoran en Europa desde 2008 cuando se dieron las quiebras hipotecarias de las cuales varios países como Grecia, Portugal e Irlanda aún no se recuperan totalmente; mientras que para España el diagnóstico es que puede volver a recaer arrastrando a Italia.

¿Por qué Italia puede ser el foco de una nueva crisis financiera global? Antes de que Gran Bretaña se saliera de la Unión, era políticamente incorrecto atacar el camino comunitario. Modelo diplomático que fue destrozado la semana pasada por el presidente italiano, Sergio Mattarella, quien se opuso al candidato propuesto para ministro de Economía, Paolo Savona, cuota de Giusseppe Conte, primer ministro designado, que aún no está al mando. Matarrella dijo que el nuevo Ministro “provoca incertidumbre entre los mercados financieros y nuestros inversionistas por la permanencia en la Zona Euro (…) La membresía con el euro es fundamental para el futuro de nuestro país y de nuestros jóvenes”. La permanencia de Italia en la Unión es cuestión de sobrevivencia como economía, pues su deuda supera 130% del PIB y no aguantaría su sistema financiero una ruptura con el euro. Nuevas elecciones en la bota italiana e inminentes en España hacen que el verano que comienza marcado por la distracción del Mundial de Fútbol de Rusia, pueda tener un complicado despertar al final del año, en una zona del mundo en la que la productividad no avanza y el bienestar social y económico atrae millones de inmigrantes de todo el mundo para vivir de su estructura social longeva.
Hay todo un Océano entre lo que sucede en la América de un Trump exitoso y en la Europa desequilibrada en las causas y consecuencias de haberle apostado a una economía comunitaria llena de asimetrías.

TEMAS


Bolsas - Mercado - España - Italia - Donald Trump - Brexit - Europa - Unión Europea - euro