El descuadre con el barril de petróleo

La economía creció en el primer trimestre del año un 4,7%, pero los bajos precios del petróleo pueden aguar la fiesta.

Mientras las autoridades económicas colombianas celebran con timidez la cifra de crecimiento trimestral de 4,7%, una gran nube de incertidumbre se asoma sobre sus cuentas nacionales: el precio del barril de petróleo. No es un secreto que la crisis de deuda soberana europea y las posibilidades de que esta situación sin freno arrastre a la economía global a una recesión, influyen en el costo del crudo que cerró por debajo de los US$80; un hecho importante para Colombia, máxime si se tiene en cuenta que la promesa de alcanzar la simbólica cifra del millón de barriles diarios está muy lejos de alcanzarse.

En el plano internacional, la desaceleración en la demanda por parte de economías desarrolladas y la incertidumbre frente al crecimiento del segundo semestre son factores que están llevando al petróleo a sus mínimos, al punto que la Organización de Países Exportadores de Petróleo-Opep no va a aumentar la producción para que el precio se eleve en los mercados futuros.

La producción de petróleo de los países que no son miembros de la Opep representa cerca del 60% de la producción mundial. Otro dato que también afectó son los últimos informes sobre el empleo en Estados Unidos y la pérdida de ritmo de crecimiento en China. No es nada bueno el panorama para que el barril retorne al precio de referencia que han presupuestado Ecopetrol o Pacific Rubiales, que estaba alrededor de los US$90.

Cuando se desagrega el PIB colombiano, la oferta del petróleo tiene un peso muy importante dentro del sector de minero. Hace varios años, en 2007, tenía un participación en el Producto del 3%, y hoy alcanza una participación directa cercana al 5,5% al finalizar el años pasado. Pero si se suma la participación indirecta a través de derivados, distribución y transporte, entre otros, el porcentaje puede subir al 9% según fuente no oficiales. El petróleo equivale aproximadamente al 50% de las exportaciones colombianas y representa el 40% de la inversión extranjera directa.

Ahora lo que debe tener en cuenta el Gobierno  de Santos es que para este año se estima que los ingresos derivados de Ecopetrol para las arcas nacionales ascienden a $18,8 billones, una cifra que es la más importante de las empresas industriales y comerciales en las que participa el Estado. El punto clave en este momento es que fiscalmente el país económico se ha beneficiado de los altos precios del petróleo de los últimos años y ahora que se ve en prospectiva un cambio de orden en los precios debe haber un impacto crucial.

Puede ser que el precio de la gasolina baje un poco más en lo corrido del año, pero debemos mirar la caída también en los ingresos de la Nación.