El dólar a precios de hace tres años

La moneda sigue perdiendo valor frente a las divisas de mercados emergentes generando así nuevas olas de nervios en los mercados

EditorialLR

Los precios tienen más de realidad que de psicología, afirmación que viene como anillo al dedo por lo que está pasando con el dólar, que hoy arranca en $2.784,50, una tasa de cambio que no se veía desde 2015, situación que siembra mucha incertidumbre por el vaivén monetario de un país que no ha aprendido a exportar por sus bajos índices de competitividad y productividad, y además porque ha hecho del baile de la devaluación o la revaluación de la moneda estadounidense, una forma de vida en los mercados, muy a pesar de que cuenta con más de una docena de TLC.

El dólar empezará esta mañana de Miércoles Santo a negociarse con los mismos parámetros de ayer: promedios de $2.779 con picos que llegan a $2.816, pero se difuminan cayendo hasta los $2.760. Mucho tiene que ver el tiempo de vacaciones en Estados Unidos y en Colombia, por el alto flujo de divisas que mueven las vacaciones, pero más por el enturbiado contexto internacional bajo dos frentes de mucho cuidado.

El primero tiene que ver con la guerra comercial desatada por la administración de Donald Trump desde el pasado anuncio de aranceles para el acero y el aluminio. Noticia que cuñó al plantear que le impondrá nuevos aranceles a otra buena cantidad de productos provenientes de otros mercados. Las retaliaciones de China no se han hecho esperar y la compra de productos agropecuarios que viene haciendo el gigante asiático en el mercado norteamericano se verán disminuidas en pocos meses. Las consecuencias no se van a hacer esperar y se reflejarán en la sobreabundancia de productos estadounidenses en los mercados emergentes cercanos, como México, Brasil y Colombia, pues en algún lugar del mundo se deberán poner esas existencias de productos que China dejará de comprar.

La segunda causa de la devaluación del dólar que en un año ha perdido casi 10% de su precio, tiene que ver con las cotizaciones del petróleo. Vale la pena recordar que la escalada de los precios internacionales del crudo tiene raíz en el acuerdo de precios alcanzado por los productores con el objetivo de llevar el barril por encima de US$65 en el corto plazo, misión que ya ha sido alcanzada y que se espera esté vigente hasta bien entrado 2020, pues para nadie es un secreto que las arcas de los países productores se han visto muy golpeadas por la sobre oferta de crudo de los países no miembros de la Opep como Estados Unidos.

Pero lo que ha mantenido el precio del barril de petróleo por encima de los US$60 -en lo que tiene que ver con el Brent- es la nueva apuesta geopolítica de China que busca cotizar sus futuros petroleros en yuanes y crear una competencia internacional directa a las referencias de occidente como el WTI y el Brent. Experiencias similares tuvieron los países productores de Medio Oriente a finales de los años 90, cuando intentaron poner en el mercado el “Dubai Oil” para tener un mayor control de los precios, pero la idea no maduró y tuvieron que sepultar esta estrategia de competir en futuros en monedas distintas al dólar.

Todo este contexto internacional tiene al dólar en mínimos de tres años en los mercados emergentes, sin olvidar que ese dólar barato pone en jaque a los exportadores de petróleo, carbón, café, flores y bananos. La moraleja es que hay que ser competitivos internacionalmente sin depender mucho de la tasa de cambio que ahora no nos acompaña.

TEMAS


Dólar - Dólar hoy - Bolsas - TLC - OPEP