El FMI alerta sobre la salud de la economía

"En los últimos meses, el panorama es más preocupante para Europa, Estados Unidos y los mercados emergentes": Lagarde

El Fondo Monetario Internacional enfrió el pasajero optimismo global generado hace un par de días cuando el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra y el Banco Central de China, modificaron las tasas de interés y relajaron sus políticas monetarias, en señal de la creciente alarma sobre la salud de la economía. La directora de la banca multilateral, Christine Lagarde, manifestó ayer gran preocupación por el deterioro de la economía mundial en general, reflejado en los signos de desaceleración que siguen presentando los países desarrollados y las grandes naciones emergentes.

El diagnóstico se basa igualmente en los datos laborales de Estados Unidos dados a conocer ayer y en las cifras que entregarán la próxima semana las autoridades económicas de China. La situación que presentan los dos países motores de la economía global son desalentadores a la luz de las cifras entregadas del desempeño durante el segundo trimestre del año en curso. Christine Lagarde dice que "en los últimos meses, el panorama mundial ha sido más preocupante para Europa, Estados Unidos y los grandes mercados emergentes, una situación muy mala para el futuro", situación por la cual el FMI rebajará algunas de sus previsiones económicas debido a que datos se han deteriorado en los últimos meses.

La próxima semana, el Fondo Monetario publicará una actualización de su Panorama Económico Mundial, documento que se convertirá en un `mal diagnóstico` para lo que resta del año y el próximo. En el informe se destacará la afortunada cooperación de Europa para hacerle frente a la crisis de la deuda soberana, pero se enfatiza en que se necesita más cooperación fiscal de los países comunitarios.  El ambiente económico global se está enrareciendo a pasos agigantados, pese a la rebaja de tipos de interés oficiales por debajo de 1% anunciada por el Banco  Europeo para intentar reactivar la economía de la eurozona y que fue la primera en sus 12 años como gestor de la moneda, pero no ha servido para aplacar las dudas de los inversionistas, que esperaban más.

Es un hecho elocuente que el precio actual del dinero es muy barato, en Europa es de menos de un punto; en Estados Unidos oscila entre el cero y 0,25%; en Japón, de cero al 0,1%, y en el Reino Unido 0,5%, entre algunos valores de referencia. Pero nada parece aclarar la incertidumbre ni suavizar la caída de las cifras de crecimiento en todos los países. En Colombia, por su parte, las autoridades económicas deben estar atentas al contexto internacional, mirar con detalle la llegada de capitales golondrina a buscar buenos dividendos, al precio del dólar y a los movimientos para lo que resta del año y el próximo de los precios de petróleo, todos factores críticos para la economía doméstica.