El TLC no puede seguir en el limbo

Es urgente que Hernando José Gómez, el zar del TLC, consiga luz verde para la implementación del acuerdo con EE.UU.De los cuatro discursos sobre el `Estado de la Unión` que ha pronunciado el presidente, Barack Obama, ante el congreso estadounidense, en tres de ellos ha mencionado a Colombia.

En los dos primeros expresaba su interés para que el Tratado de Libre Comercio saliera adelante y en el último leído esta semana, resaltó la firma como una oportunidad para que los exportadores de su país crecieran sus ventas en mercados como el surcoreano, el panameño y el colombiano.Pero mientras el Presidente estadounidense ya cuenta con el TLC como un hecho cumplido, los exportadores colombianos siguen a la expectativa de que el acuerdo, esperado por más de un lustro, por fin arranque para poder iniciar los negocios. Ya pasó enero y el tratado no es una realidad a la espera de la reglamentación y la realización de reuniones oficiales que le den la largada al convenio para beneficio de todos. Ya el Ejecutivo colombiano nombró al ex director de planeación, Hernando José Gómez, como el responsable de materializar el tratado comercial, pero toda la gestión va muy lenta.Hay situaciones económicas que simplemente cambiaron desde las negociaciones del TLC a comienzos de 2006, hasta firma del acuerdo a finales del año pasado. Hay cosas que se deben revisar en sectores sensibles para que no se vean afectados; y esos análisis deben ser muy particulares y expeditos, lo que no se ha comenzado a hacer y generará problemas en el mediano plazo.El clamor sobre el limbo comercial con Estados Unidos se vivió durante la feria de textiles y confecciones realizada en Medellín, Colombiatex, la que sirvió de escenario para pulsar el interés comercial de empresarios binacionales, pero también para conocer de cerca las angustias de los exportadores locales que cuentan con un acuerdo firmado pero sin funcionamiento.Sin TLC y con una moneda local altamente revaluada, las expectativas sobre el primer trimestre son negativas, dos factores que se suman al temor por una recesión europea. El Gobierno Nacional, en cabeza del Ministerio de Comercio Exterior, deben tomar cartas en el asunto y trazar políticas inmediatas para salir de este limbo comercial.Es cierto que hay cifras récord en todos los productos y servicios de exportación y que el país jamás había mostrado una cifra que ronda los US$60.000 millones anuales en ventas netas al exterior; pero eso obedece a una coyuntura del año pasado, que si no se consolida en el mediano plazo, no se empezará a generar el empleo formal a largo plazo, que es el verdadero elemento transformador de la sociedad.El doctor Hernando José Gómez, principal negociador del TLC, debe dar resultados concretos en poco tiempo y poner en marcha el anhelado acuerdo.