Flexibilidad laboral para más empleos

Consejos de Tres premios Nobel a España, que debemos escuchar y poner en práctica para generar más trabajo formal.

El tema del desempleo en España pasó de ser un asunto crucial para dos o tres generaciones, a convertirse en una preocupación comunitaria de profundo calado, al punto que el caso es objeto de estudio en los centros académicos más connotados de Europa y Estados Unidos y de reconocidos economistas de todo el mundo. El pasado viernes durante el acto de clausura del XXV aniversario del Instituto de Análisis Económico, los premios Nobel de Economía estadounidenses, Robert Lucas, James  Mirrlees y Edward Prescott, debatieron sobre la reciente reforma laboral aprobada por el gobierno español y defendieron la flexibilidad laboral y la rebaja general de salarios como soluciones para frenar el elevado nivel de desempleo. Los científicos coincidieron en que "el aumento de la productividad de los trabajadores europeos es un aspecto `clave` para reducir el desempleo, y es vital apostarle a rebajar las prestaciones de la tasa de desocupación, por menos leyes que regulen el mercado laboral y por una reforma del Estado del bienestar, entre otras medidas (…) Las prestaciones de desempleo son demasiado altas y hay que crear un sistema que sea más barato porque la flexibilización del mercado laboral no tiene por qué ser mala, tal como sucede en Dinamarca donde la flexibilidad laboral ha permitido que se contrate en una mayor medida". La baja productividad europea se debe en medida a la "gran subida" de los salarios durante los años de bonanza económica, por lo que consideran los economistas que ahora las retribuciones "deberían adaptarse al marco actual. En cuanto a la política fiscal, no hay perspectivas para conseguir una integración fiscal de los países de la eurozona, y debe abrirse paso un modelo de eurobonos que evite la redistribución de los recursos entre los estados miembros, pero que comparta y mutualice los riesgos".

Partes de la receta que los especialistas le recomiendan a España y a los países en crisis laboral, se pueden aplicar en Colombia en donde la tasa de desempleo ha bajado a niveles de un dígito, pero el empleo informal sigue subiendo. Las cargas prestacionales y los parafiscales en nuestro país son muy grandes, lo que se ha convertido en la mejor excusa de los empleadores para no vincular nuevos trabajadores con todas las reglas laborales. Cargas a los salarios destinadas al Bienestar Familiar, Sena o a las cajas de compensación, son aportes que actúan en contravía de la generación de empleo a la luz de los empresarios.Contratar un nuevo trabajador se ha convertido en una decisión macro para las empresas, cuando la flexibilidad laboral debería de ser una herramienta eficaz en contra del desempleo. Esta debe ser una asignatura que las autoridades económicas deben empezara a estudiar y aprobar eficientemente.