Herramientas para salir del atraso vial

si el presidente se mete a fondo en el tema de infraestructura en sus otros dos años, voltea la calificación de su cuatrienio

Cuando hurgamos en profundidad en las tareas estratégicas y las actividades de desarrollo estructural que están haciendo en el Gobierno Nacional al interior del sector de la infraestructura, se encuentran grandes avances que llegarán a buen puerto, eso si se siguen ejecutando con la persistencia y la constancia que transformarán al país en muy poco años. Encontramos herramientas legales que pocos países de la región tienen como son las asociaciones publico privadas; el nuevo código de procedimiento civil para la expropiación o compra de predios; las consultas previas a las comunidades afectadas; el manejo eficiente de las licencias ambientales y el papel que juegan las redes de servicios públicos para las obras. Toda una batería legal para empezar a entregar obras y poner a andar la locomotora de la infraestructura.

Tanto la Agencia Nacional de Infraestructura como el Invías, han trabajado profesionalmente en darle un marco regulatorio al desarrollo de vías, puertos y aeropuertos, y si las cosas siguen como van, en muy pocos años Colombia avanzará notablemente en el sector, no como la economía de mercado global y los tratados de libre comercio lo requieren, pero sí mucho mejor de lo que en la actualidad tenemos. El primer gran avance y del que tienen que apropiarse los empresarios son las asociaciones público privadas, un esquema que no solo generará empleos y nuevos negocios, sino que le brindará al país salir del atraso en el que está sometido.

Son los empresarios quienes deben empujar sus iniciativas que son claramente nuevos negocios financieros, más que de construcción, que redundarán en beneficio del país en el sector de la infraestructura. A las llamadas ‘APP’ se suma la reforma del código de procedimiento civil que le pone coto las polémicas expropiaciones. La compra de predios se ha convertido en un verdadero obstáculo a la iniciación y entrega de obras, pero con este código se mejorarán los procedimientos en beneficio de la sociedad, no de los intereses particulares. Si bien las llamadas consultas previas son otro de los avances en el marco regulatorio son otra ‘piedra en el zapato’ para los empresarios y para el mismo Gobierno. Intereses políticos desestabilizadores han capturado las consultas convirtiéndolas en protestas políticas, más que populistas, oportunistas.

Las licencias ambientales expeditas son otra de las herramientas puestas a disposición de los empresarios, no solo a través de una agencia espacial para ello, sino de un Ministerio de Ambiente dispuesto a conciliar desarrollo y  sostenibilidad. A este procedimiento más moderno se suma un aspecto otrora descuidado en las grandes obras como son las redes de servicios públicos, un tema siempre olvidado, pero que se configura como un avance. Ahora solo hay que empezar a entregar obras visibles.