La crónica de una muerte anunciada

Uno de los problemas más graves en el campo es el de la leche y el futuro de las familias que viven de los lácteos; más importaciones los liquida

EditorialLR

Además de los problemas endémicos del campo colombiano como la permanente inseguridad, la falta de vías de acceso, el costo de la financiación, la escasez de mano de obra, las invasiones a la propiedad privada y el atraso tecnológico, está la ausencia total de políticas públicas bien sincronizadas entre productores, comercializadores, y por supuesto, los consumidores. Más que una hipótesis de trabajo tendiente a comprobar algo que ya se sabe, la anterior es una afirmación contundente que desnuda la incomunicación entre los ministerios de Agricultura e Industria en el espinoso asunto del sector lácteo, que por ahora no aguanta un tratado de libre comercio con países altamente competitivos en producción de leche como son Nueva Zelanda y Australia. El problema se desnudó cuando la cartera del agro le envío una carta a su homóloga de Comercio en la que le pide excluir a la leche de las conversaciones de libre comercio que se realizan en México, tendientes a que los lácteos procedentes de esos países de Oceanía entren sin aranceles a Colombia; una situación que liquidaría la producción nacional de la cual derivan su sustento medio millón de familias productoras en casi todas las regiones.

Dice el saliente ministro del agro que “teniendo en cuenta que se aproxima la V Ronda de negociación con el propósito de alcanzar un Acuerdo entre la Alianza del Pacífico y los candidatos a Estados Asociados, este Ministerio reitera la necesidad de excluir de dicho proceso los sectores de mayor sensibilidad para el país como lo son carne de bovino, lácteos y azúcar (…) Colombia cuenta con 350.000 productores de leche, 380 empresas acopiadoras, donde 15 de ellas acopian 80% del total de leche procesada diariamente, de las cuales se deriva el sustento de miles de familias colombianas. El sector lácteo participa con 0,8% en el PIB nacional, y con 9,1% en el PIB agropecuario, el cual juega un papel fundamental en el crecimiento económico del sector. Así mismo, genera alrededor de 800.000 empleos (…)

Al comparar la producción nacional con la de Nueva Zelanda y Australia, se observa que el primero produce en promedio 3,4 veces más y el segundo 1,5 veces más”. Y en lo que tiene que ver con el azúcar “existen vinculados 2.750 cultivadores de caña, propietarios de 75% del área sembrada, los cuales tienen contratos de suministros estables entre 5 y 10 años, e ingresos atados a los precios de venta de azúcar”. Le dice el ministro a la ministra que “la agroindustria de la caña de azúcar genera mayor calidad vida, nivel educativo y crecimiento económico en los municipios y departamentos de su área de influencia. La protección arancelaria del azúcar en Colombia es relativamente menor frente a competidores considerados líderes mundiales y que a su vez, utilizan el azúcar como materia prima para la fabricación de productos con alto contenido de azúcar. Australia en es el tercer mayor exportador de azúcar del mundo y cuenta con la capacidad e infraestructura para almacenar más de 2 millones de toneladas de azúcar en una red de puertos a granel, lo que le permite abastecer durante todo el año”.

El problema de ampliar la Alianza del Pacífico a países de Oceanía, que gozan de millonarios subsidios directos e indirectos para el agro, no es un asunto menor a que el Gobierno entrante debe ponerle cuidado, pues no se puede dejar amarrada una desgracia nacional como puede ser firmar una crónica de una muerte anunciada para los ganaderos y azucareros de Colombia.

TEMAS


Nueva Zelanda - Australia - Consumo de Leche - Leche - Producción de leche - Lácteos - Sector lácteo - Ministerio de Agricultura - Ministerio de Comercio, Industria y Turismo