La importancia de los ranking de millonarios

En un mundo tan desigual, hay empresarios que hacen más por la sociedad que muchos programas gubernamentales.

Los resultados del último ranking de millonarios construido por Forbes se tomará las primeras páginas de la prensa mundial en pocas horas, como ha sucedido desde 1986, cuando la revista de B.C. Forbes empezó a publicar por primera vez su listado "The World`s Richest People" y que posteriormente fortaleció introduciendo otras variaciones más llamativas como "Forbes 20 under 25: young" y "Rich & famous". Este último hizo que los tradicionales empresarios millonarios empezaran a mostrarse al lado de celebridades jóvenes, ricas y famosas, lo que ha despertado una serie de inquietudes y puntos de vista divergentes sobre la información.

La importancia de estos contenidos para los medios de comunicación de todo el mundo ha dejado de ser un insumo exclusivo de publicaciones dedicadas a los negocios, las finanzas y la economía, para empezar a ser un tema central de todo tipo de periodismo, generando mayores desarrollos y sus consecuentes críticas. Por ejemplo, Bloomberg lanzó esta semana un nuevo indicador que analiza el patrimonio neto de las 20 personas más ricas del mundo llamado Bloomberg Billionaires Index, información que se elevó al nivel de indicador, que calculará diariamente la fortuna de esas personas, mostrando la variación en cada jornada.

Hay muchos puntos de vista sobre el tema y bastantes críticas despierta la manera como Forbes y ahora Bloomberg hacen su trabajo. Los insumos clásicos son las cotizaciones en las bolsa de valores, el pago de impuestos, el registro patrimonial y la conformación de grupos empresariales, entre otros datos claves para elaborar esos listados. Y en países como el nuestro, ha hecho escuela la sentencia de que los hombres exitosos de empresa no hablan bajo dos circunstancias, `una cuando pierden dinero y otra cuando lo ganan`, dificultándose la tarea de elaborar escalafones. Sin embargo, el mayor obstáculo es el tema de la seguridad, pues es una realidad de que el accionar de los grupos delincuenciales casi siempre recae sobre los empresarios.

Pero gracias a esos ranking, la opinión pública puede determinar y conocer el aporte social de los empresarios exitosos, más allá de la obligación de pagar sus impuestos. Es cuando aparecen millonarios como Bill Gates, Carlos Slim o Warren Buffet (o Luis Carlos Sarmiento Angulo en Colombia) quienes aparecen en las listas de riqueza, pero también se hayan entre las personas que más aportan a comunidades propias y extrañas a través de sus fundaciones o programas de responsabilidad social. Hacer empresa y lograr el éxito personal o para los socios y accionistas es la misión de toda compañía, pero aportarle a sociedad más allá de los impuestos es una forma de garantizar bienestar.