La prueba ácida a un milagro económico

La compra de votos obligó a Kuczynski a abandonar el cargo de presidente, dejando en prueba el milagro económico de un país que crece a tasas de 3,5%.

EditorialLR

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, renunció al cargo a solo tres semanas de la esperada Cumbre de las Américas en Lima, dejando en el limbo a un país que en lo económico mostraba aires de milagroso, pues sus crecimientos sostenidos desde hace una década a tasas superiores a 3,4%, marcaban el camino de lo que debe ser la Alianza del Pacífico. Todos en Perú sabían que PPK -tal como se le conocía en el medio político local- iba a ser destituido por el parlamento por varios escándalos que lo tenían pendiente de un hilo. Su implicación en la trama de corrupción de Odebrecht, su decisión de indultar a Alberto Fujimori y varios videos en donde se observa al senador, Kenji Fujimori, negociando la salvación del Presidente a cambio de obras en provincias, fueron las causas de su precipitada renuncia que deja al país vecino sumido en una crisis política sin precedentes en la historia reciente y que aumentan la tensión política en el vecindario.

La economía peruana es la de mejor comportamiento en términos de cifras de la región, máxime si se compara con sus pares de la Alianza del Pacífico, al menos eso es lo que dicen las firmas calificadoras de riesgo, quienes muy a pesar de la crisis política, le mantienen el grado de inversión y la tendencia de una economía basada en los llamados poliminerales y las crecientes exportaciones agropecuarias. El Banco Mundial estimó un crecimiento de 3,8%, una cifra muy por encima de Chile, Colombia y México (2,4%, 2,9%, 2,1%, respectivamente). La inflación esperada en la economía peruana es muy baja, pues no supera 1,4%, un costo de vida sorprendente si lo comparamos con Chile, Colombia y México donde rondan 4%, y diametralmente opuesta a Argentina que tiene una inflación de 24% y Venezuela de 2.600%.

El desempleo peruano es de 7%, frente al de sus pares en la Alianza como Colombia que no baja de 9,5%, de México con 37% y Chile con 10%. En términos de deuda externa pública, el país Inca tiene acreencias de 39% del PIB, una cifra tolerable si se compara con la chilena de 66% y la colombiana de 26%. La economía peruana está soportada en sectores neurálgicos como la pesca, la construcción, las manufacturas y por supuesto la minería que crece a tasas anuales superiores a 5%. La tasa de pobreza peruana se ha reducido a niveles históricos: pasó de 55% en 2002 a 18% en 2017, una de los mayores éxitos de su historia económica. El turismo es uno de los sectores que más ha contribuido por su gran dinámica y que han puesto al país en el listado de los milagros económicos recientes, pero todo eso no ha logrado estabilidad en medio de los tira y aflojes políticos que han llevado a Perú a la peligrosa desinstitucionalización en la que se encuentra, a pocas semanas de la visita del presidente estadounidense, Donald Trump.

Para Colombia la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski no es una buena noticia en términos de estabilidad en la región porque su situación se suma al caos que importamos de Venezuela, los problemas de corrupción de los mandatarios panameños, la inestabilidad gubernamental en Brasil y el choque de trenes en Ecuador. El vecindario está agitado y nosotros nos aprestamos a elegir un nuevo presidente para los próximos cuatro años; si miramos más allá de las fronteras nos daremos cuenta que las cosas no son tan simples como parecen y debemos hacer una llamado permanente a fortalecer la institucionalidad y sobre todo a elegir un buen huésped en la Casa de Nariño.

TEMAS


Pedro Pablo Kuczynski - Alianza del Pacífico