Las empresas le ponen ritmo a la economía

Los resultados de 2017 no son malos, al crecer 6% frente a 2016. la gestión puede ser mejor, pero el estado debe poner su grano de arena

LR

Los principales indicadores macro no fueron tan buenos al cierre del año pasado. La inflación quedó en 4,09%, muy cerca de lo previsto por el Gobierno, que era 4%; el desempleo, aunque cerró 0,2 puntos porcentuales más alto que en 2016 (9,2%), se mantuvo en un dígito (9,4%); y la tasa de interés disminuyó 275 puntos básicos, luego de que el Banco de la República bajara de manera escalonada una cifra que en diciembre de 2016 estaba en 7,5% para quedar en 4,75% al finalizar diciembre de 2017; sin embargo, hay otros datos que reflejaron que la economía no se movió al ritmo necesario.

El primero fue la caída del consumo interno, en buena parte explicada por el aumento que hizo la tributaria en el IVA (Impuesto al Valor Agregado), al pasarlo de 16% a 19%. La recaudación del IVA subió un punto del PIB en 2017 y compensó la menor recaudación de impuestos a la renta y al patrimonio, pero hizo mella en el Índice de Confianza del Consumidor, que aunque en diciembre subió frente a otros meses del año, siguió en negativo (-6%), según Fedesarrollo.

El consumo en los hogares también creció poco, según el Dane fue apenas 1,6%, cifra que en 2016 fue de 1,5%. Y lo tercero fue la producción industrial, que tampoco repuntó. El año pasado, de las 39 actividades manufactureras que mide el Dane, 26 tuvieron una reducción, lo que hizo que, a modo general, el sector cayera 0,6%, luego de que en 2016 creciera 3,7%. La misma suerte corrieron las ventas del comercio, que cayeron 0,9% en 2017.

Pero tal cual el ‘ave fénix’, las empresas el año pasado resucitaron en medio de una economía que creció 1,8%, lo más bajo que se ha registrado desde 2009. Según el informe entregado por la Supersociedades esta semana, basados en los reportes individuales de las empresas, los ingresos de las 1.000 que más vendieron aumentaron 6% al registrar una suma total de $600,23 billones. Aunque muchas empresas reportaron pérdidas, las ganancias totalizaron $44,93 billones, esto fue 14,36% más que lo alcanzado en 2016 ($39,29 billones). Otro indicador de crecimiento fue que los activos de las más grandes se incrementaron en 8,39% al pasar de $950,59 billones en 2016 a $877 billones en 2017.

Para estar en el club de las 10 empresas que más venden en Colombia, según las Supersociedades, hay que reportar ingresos mayores a $5,8 billones. Para ingresar a las 100 primeras, las ventas deben sumar más de $1 billón; y para estar en las 1.000, lo facturado debe ser mayor a $125.000 millones.

El sector que más creció, por un óptimo precio del barril de petróleo y el aumento del precio de los commodities, fue el de minería e hidrocarburos, aumentando el total de sus ingresos en 21,85% ($135,18 billones). En este sector, obviamente el liderazgo es para Ecopetrol, cuyos ingresos consolidados crecieron 15,67%, y qué decir de Drummond, que aumentó ventas en 19,12%. En otros sectores también se creció pese al complejo escenario, tal es el caso de Éxito, que pese a un menor consumo en los hogares, subió sus ingresos (consolidados) en 9,37%.

Las empresas le pusieron el ritmo a la economía el año pasado en un momento en que la coyuntura no fue la mejor, y aunque aún se puede (y se debe) seguir haciendo esfuerzos para mejorar los resultados en 2018, es hora también de que el Estado de vez en cuando lance tanques para oxigenar en diferentes áreas, como la carga tributaria y mayor estabilidad jurídica, a las empresas que están creando empleos en el país.

TEMAS


Empresas más grandes de Colombia - Inflación - Banco de la República - IVA - Producción - Producción industrial - Confianza del consumidor