Lo bueno de prepagar sin ser castigado

No todo en la pasada legislatura fue escándalo: el prepago de deudas sin sanciones es una buena iniciativa de congresistas

Desde hoy en adelante, los usuarios del sistema financiero podrán prepagar sus créditos de menos de $500 millones sin pagar ningún tipo de sanción económica al sistema financiero, una nueva norma que entra en vigencia y que va a beneficiar a muchos colombianos que han contraído créditos con los bancos y quieren cancelarlos de forma anticipada sin incurrir en sanciones. Será prohibido que penalicen el pago anticipado de créditos, una situación que perjudicaba de manera inexplicable a los usuarios bancarios y que gracias a algunos congresistas se tumbó esa tradición financiera que favorecía a las entidades crediticias.

Pero el efecto más benéfico para el mercado es que la nueva ley desencadenará mayor competencia entre las entidades bancarias que operan en Colombia, pues éstas podrán comprar la cartera de otros bancos y ofrecer mejores tasas a los consumidores financieros, ayudando a aumentar los niveles de bancarización en el mercado. La otra cara de la moneda -la de los banqueros- está en desacuerdo con el proyecto de ley que ya es una norma, pues alegan que ésta se convierte en un factor de riesgo para las entidades crediticias, si la colocación de los recursos devueltos por el deudor no se logra en las mismas condiciones.

Pese a la posición de los bancos locales, leyes similares que no permiten la sanción de las entidades crediticias al anticiparse en los pagos de un préstamo, existen en México, Ecuador, Chile y Estados Unidos, y han tenido resultados favorables para el sistema, por lo que se espera una situación similar en el mercado nacional.  Si a esta iniciativa se le suma la del nuevo código del consumidor o la Ley de Regalías, vemos que no todo en el Congreso es escándalos y corrupción, que hay proyectos de ley de origen parlamentario que benefician a millones de colombianos. No todo está perdido con un Congreso de la República al que solo le quedan dos años de legislatura para ser renovado en las próximas elecciones. Es cierto que más brillan y más sonoras son sus actuaciones polémicas y escandalosas, pero lograr normatividad general que protege a los consumidores y benefician a los cuentahabientes son acciones políticas que bien debemos destacar.

Con la ley que protege a los usuarios de la tradicional sanción por pagar sus créditos de manera anticipada, nos damos cuenta que se puede construir un país con mayor bienestar, si contamos con congresistas y altos funcionarios que piensen más en el bien común y no en el interés particular. Esperamos que la nueva legislatura que se estrena la próxima semana está cargada de proyectos de ley que se hagan realidad y que beneficien a los consumidores y protejan los ingresos de los más pobres.