Los 100 años del petróleo en Colombia

Los 100 años del petróleo en Colombia llegan en un buen momento de gran debate sobre para dónde va la vocación del país, pero el petróleo no puede faltar

EditorialLR

El próximo 29 de abril se cumplirá el primer siglo desde que se hicieron los primeros descubrimientos de petróleo en el campo La Cira – Infantas, cerca de Barrancabermeja, que aún sigue en plena explotación. El campo petrolero era operado en concesión por Tropical Oil Company de Standard Oil. En 1951 se revirtió al Estado y empezó a ser manejada por la Empresa Colombia de Petróleos, hoy Ecopetrol.

Un comienzo breve para una gran historia empresarial que ha dibujado el desarrollo económico de Colombia. Desde ese momento, el país encontró el petróleo que le sirvió para transformar una economía agraria en una industrial que tendría su mayor aceleración en los años ochenta cuando encontraron crudo en Caño Limón y más adelante en los noventa con Cusiana y Cupiaga. Pero ha sido una transformación agridulce porque la historia del petróleo en Colombia también ha estado marcada por la corrupción, la violencia, los enfrentamientos obreros, pero sobre todo, por la falta de estrategia durante muchos años.

Las bonanzas petroleras no se han sentido más allá de las mínimas transformaciones regionales que solo se pueden plasmar en el paso de algunos caminos veredales a carreteras con pavimento. No hay muchas grandes obras que se puedan mostrar al mundo producto de la riqueza petrolera, solo se salvan los oleoductos y las dos refinerías, todas ellas obras no limpias de grandes hechos de corrupción. Pero quien más puede festejar el siglo del petróleo en Colombia es el Gobierno, en cualquiera de los que han pasado en 100 años, pues gracias a los recursos que ha dejado el petróleo se han podido financiar las diferentes administraciones, pues las transferencias de Ecopetrol a las arcas del Estado han llegado a subir hasta $200 billones en la última década. Y es un sector que representa cerca de 5% del PIB según el ministro Mauricio Cárdenas.

Pero de lejos es una riqueza que no se puede reemplazar con otros productos. Ni aun siendo los reyes absolutos de las exportaciones de bananos, café, piñas y aguacates, se lograría el 70% del PIB que se exporta anualmente en petróleo. Este año pinta muy bien para el sector petrolero porque los precios siguen aumentando y la producción local le sigue la tendencia. El año pasado el promedio de barriles diarios de Ecopetrol llegó a 715.000 y este año puede llegar a 730.000. Eso se ha reflejado en el comportamiento de la acción de la empresa mixta que ha subido en el año 35% en su precio, superando los $3.000, un precio razonable pues el 2 de enero estaba en $2.250. En septiembre del año pasado el precio del título había llegado solo a los $1.365, por lo que el repunte en apenas seis meses ha sido de casi $1.400. Es importante este dato de la Bolsa de Valores de Colombia porque el papel de Ecopetrol, no solo es la acción vertebral para el mercado secundario colombiano sino que afecta los intereses de casi medio millón de colombianos.

No sobra decir que a pesar de todos los vientos tormentosos que siempre han soplado sobre Ecopetrol, estas vacas gordas que se avecinan toman a la empresa mixta refortalecida gracias al proceso de modernización que se viene realizando. El Ecopetrol de hoy es mucho más eficiente y está determinada a construir otro siglo de buena historia, pero siempre habrá procesos internos y tendencias que hay que manejar con cautela, pues eso sucede en casi todas las compañías del mundo.

TEMAS


Los 100 años del petróleo - Petróleo - Ecopetrol - Hidrocarburos - Energía - Tropical Oil Company - Standard Oil - Mauricio Cárdenas - PIB