Los vaticinios de Krugman sobre Europa

El premio nobel de economía, Paul Krugman, pinta un dramático panorama para el euro y las economías de España y Portugal.

La situación económica de Europa sigue preocupando al mundo. Esta vez el profesor de la Universidad de Princeton, Nobel de Economía en 2008 y columnista de todos los lunes de este Diario, Paul Krugman, plantea varias posibilidades para el futuro del euro: 1. "Salida del euro de Grecia, muy posiblemente el próximo mes".

2. "Grandes retiradas de fondos de los bancos españoles e italianos, con los clientes intentando llevar su dinero a Alemania". 3. "Quizás, solo posiblemente, controles de facto, con los bancos prohibiendo transferir depósitos fuera del país y límites a la retirada de efectivo". 4. "Alternativamente, o tal vez a la vez", actuación el Banco Central Europeo para "salvar a los bancos del colapso".

Krugman también plantea dos alternativas finales: en la primera, Alemania acepta un cambio de estrategia que permita a España reducir sus costos de endeudamiento y un objetivo de inflación que permita un ajuste vía precios. La otra opción, según el economista estadounidense, es el fin del sistema del euro. Y por último, termina sus lapidarios comentarios advirtiendo. Y estamos hablando "de meses, no de años".

Los comentarios se convirtieron en una verdadera bomba fragmentaria que ha afectado notablemente los movimientos de los mercados financieros y bursátiles, al punto que los índices se fueron al fondo irremediablemente. De la misma manera, el riesgo país que mide la confianza de los inversionistas en los bonos del tesoro se disparó en el caso español, ubicándose en un registro histórico que supera los 490 puntos. En pocas palabras, los papeles de valor españoles perdieron credibilidad tras la jornada de ayer.

¿Qué va a pasar con los países que integran el sistema monetario del euro? La respuesta es difícil, pero es casi una realidad que Grecia tome decisiones populistas al interior de su parlamento, más que económicas y financieras, y decida salir de la crisis en que metió a todo el sistema comunitario con cambios en la dirección del péndulo político.

Pero el asunto grave viene de la mano con los hechos relevantes de la economía y las finanzas de España, que si bien viene diseñando estrategias `draconianas` para salir de la crisis interna, su actuación ejecutiva no ha sido definitiva ni de alto impacto en las bolsas y no le ha dado tranquilidad a los inversionistas.

Los problemas de la banca española son graves y el sistema bancario de ese país no volverá a ser el mismo de antes de esta larga crisis que tuvo su origen en 2008. Nos vemos abocados a una reordenamiento en el sistema financiero español con grandes consecuencias en sus inversiones en América Latina. Creemos que a Krugman hay que ponerle mucho cuidado con lo que dice y medir las acciones.