Mal presagio bajar la tasa de crecimiento

El Emisor recortó la tasa de interés a 5%, pero baja su pronóstico del PIB a un rango entre el 3% y 5%. mal dato.

Es simple: si la economía colombiana va a crecer durante este 2012 y el próximo 2013, entre 3% y 4% quiere decir que la generación de empleos formales va a caer y que el aumento del subempleo será una constante en los meses venideros, con claras consecuencias en el consumo de los hogares, que hasta ahora es el sector de mayor dinámica económica. A grandes rasgos, la anterior es una de las consecuencias que tiene una de las decisiones tomadas el pasado viernes por la Junta Directiva del Banco de la República, a la luz de las coyunturas nacionales e internacionales que no son nada optimistas.

Pero entre el humo blanco salido de la reunión del Emisor, también se dio una buena noticia que puede ayudar en algo a que los empresarios sean optimistas y no frenen sus planes de expansión y desarrollo. Se trata de la tímida reducción de las tasas de interés en un cuarto de punto dejándolas en cinco unidades, un tipo muy alto si se compara con los de algunos países que ya habían hecho lo propio semanas atrás. Lo importante de la maniobra del Banco es que hay una señal clara para que los empresarios no pierdan el empeño o su interés de producción que habían mostrado hasta hace seis u ocho meses, cuando la economía mostraba una mejor cara. Esas tasas de referencia para el sistema financiero se derraman entre los cuenta habientes quienes con tasas bajas pueden consumir más, eso si tienen trabajo permanente.

Hace dos semanas el Fondo Monetario Internacional, la banca multilateral más influyente en Europa, hizo público su informe coyuntural en el que corregía a la baja el crecimiento de la región y en general de todos los países del mundo, pero mantenía la meta colombiana en un 5%. Su análisis afectaba más a las economías que dependen altamente del desempeño de China, tal como sucede con Brasil, Perú y Chile. Ahora bien, que el Banco de la República decida bajar la meta interna es una gran preocupación, pues es su responsabilidad oficial y cuenta con variables más cercanas a la realidad. Dice el Emisor que “en general, con la nueva información disponible se proyecta para 2012 un crecimiento del PIB entre el 3% y el 5%”, antes el rango estaba entre 4 y 6% (…) La amplitud del rango obedece a la incertidumbre sobre el tamaño de la desaceleración global y su impacto sobre la economía colombiana, así como sobre la recuperación de las obras civiles y la superación de algunos choques de oferta negativos que están afectando los sectores industrial y minero. Para 2013 se proyecta un crecimiento similar al de 2012. Como es de esperar, los niveles de incertidumbre aumentan en la medida que crece el horizonte de pronóstico”. No es un buen panorama el que ven los técnicos colombiano.