Más allá de los resultados empresariales

A la economía colombiana le está yendo bien y eso se refleja en los resultados empresariales, pero ojo con las señales.

Ayer circulamos en este diario, LR 5000, el más completo, oportuno e inmediato informe periodístico sobre economía privada colombiana, y en el que se muestran con amplitud los resultados de la actividad empresarial del año pasado. Pudimos observar que luego de dos años de haberse dado un estancamiento como consecuencia del menor consumo interno, de la revaluación del peso y de la creciente competencia de productos importados, al cierre de 2011 la industria manufacturera presentó una reactivación con un crecimiento cercano a 5%, tanto en sus indicadores de producción como de ventas.
 

Las ventas totales del grupo de 27.008 empresas que reporta a las autoridades de control y vigilancia, sumaron $476 billones, una cifra que representa un 17% más que el resultado obtenido en el ejercicio anterior. Números muy buenos si se comparan con la de los registrados en las economías del vecindario. Pero el mejor dato es quizá que este buen momento de la industria se vio reflejado en el comportamiento del empleo industrial que registró un crecimiento de 1,4%, frente a -0,8% que había mostrado en 2010. Es una forma de cruzar los datos de la generación de empleo que brinda el Gobierno Nacional y el que reportan las empresas, y que en términos generales muestra que en materia de nuevos trabajos vamos bien.
 

No obstante, más allá de los resultados empresariales que de lejos son muy buenos en una economía global amenazada por la recesión, hay que ponerle atención a la luz que encendió el Fondo Monetario Internacional sobre Colombia y que ya había prendido la revista The Economist hace unos meses. Según Nicolás Eyzaguirre, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, la economía nacional está equilibrada, no tiene presiones importantes ni a la baja ni al alza. Sin embargo, "hay que tener cuidado, ya que en momentos favorables, las cosas se suelen verse mejor de lo que son (…) En el futuro, Colombia no está exenta de un sobrecalentamiento". De acuerdo con el último informe de perspectivas regionales, Colombia crecería 4,7% este año y 4,4% en 2013.
 

Los buenos resultados económicos desde el punto de vista macro están expuestos a las incidencias de las economías desarrolladas sobre las emergentes y sobre ese punto hay que estar atentos con las políticas contracíclicas. Desde el frente micro, llama la atención el estado de la cartera y su tendencia que empieza a preocupar no solo al Banco de la República sino a las autoridades de control y vigilancia. La economía siempre ha pasado de `vacas gordas a vacas flacas` en cortos lapsos y debemos mantenernos por una senda que evite los cambios de rumbo bruscos.