Nueva etapa en la crisis española

España reta a Bruselas con un déficit para este año del 5,8% del PIB, pero la Comisión Europea pide que sea 4,4%.

Ayer viernes el nuevo gobierno del Partido Popular en España se jugó la primera carta en pos de la recuperación de la economía del país europeo. El Consejo de Ministros aprobó el techo de gasto y el cuadro macro que servirán de base para elaborar los presupuestos del año en curso. Las cifras más relevantes para ser tenidas en cuenta tienen que ver con una contracción del PIB del 1,7%, un déficit público del 5,85% del PIB y una tasa de desempleo del 24,3%.

Ciertamente es un panorama bastante sombrío, pero igualmente necesario de cara a la puesta en marcha de una fórmula de la derecha política para recuperar la economía española. En ese cuadro de mando, hay una cifra que empieza a generar conflicto con las autoridades comunitarias y es la que tiene que ver con 'un ajuste extra de cerca de 12.000 millones de euros este año, frente a los 26.000 millones que tendría que haber realizado con el objetivo del 4,4%' que le exige la Comisión Europea.

En pocas palabras el gobierno de Mariano Rajoy platea el 5,8% y Bruselas le pide que sea el 4,4%, una diferencia muy grande en términos de gasto que no presagian nuevas relaciones, un síntoma que se parece a los primeros altercados con el gobierno griego hace nueve meses.

La líder alemana, Angela Merkel, dijo frente a este desafío español que la situación que 'la zona euro tiene que cumplir con las reglas del pacto fiscal porque la región está en una situación extraordinaria y que todavía no volverá a la normalidad. Ahora la coyuntura está en manos de los populares que deben plantearle a los españoles cómo van a realizar este ajuste en un ambiente crispado por los universitarios que arrecian las protestas en todas las ciudades.

De momento, dice el Ejecutivo, no van a subir las cotizaciones sociales ni los impuestos, decisión que sería la `gota que llena la copa` en la situación de España.

¿Cómo afecta esta situación a Colombia? Ya se ha demostrado que el golpe directo tiene que ver con el desempleo del que son protagonistas los inmigrantes en el Viejo Continente, pero particularmente en España en donde se habla de cifras extraoficiales de más 800.000 colombianos.

La crisis en los puestos de trabajo repercute en el envío de remesas que obligaría a un buen número de la población el norte del Valle y el Eje Cafetero a buscar en empleo. La situación es que dos generaciones ubicadas en esas zonas han aprendido a vivir de las remesas y no buscan trabajo, pero una situación adversa en España como la que se está viviendo los obligaría a ocuparse para suplir el `ingreso` representado en las remesas. La cifra de colombianos que han regresado es muy baja por ahora.