¿Podrá España evitar su rescate?

El nuevo gobierno no logra convencer a los mercados, entre tanto los socios europeos miran la situación con escepticismo.

Hace cinco meses, en noviembre del año pasado, la maltrecha economía española atravesaba por un periodo de relativo optimismo como consecuencia del cambio de Gobierno que ejecutara reformas estructurales, acelerara el saneamiento financiero y elaborara unos presupuestos para este año con ajustes convincentes y una masiva intervención del Banco Central Europeo en el mercado. Todos los anteriores se configuraban como fuertes indicios de que la recuperación gradual de la economía era casi un hecho para el primer trimestre de 2012.

Pero no sucedió así. Lo único cierto que ha ocurrido hasta este momento es el aumento de la preocupación europea sobre la economía española y los rumores cada vez mayores de que un plan de salvamento se está cocinando en las oficinas técnicas.  El pasado martes, la prima de riesgo superó los 430 puntos básicos y el bono a 10 años llegó a ofertarse al 6%. En noviembre del año pasado el bono a diez años llegó a tocar el 6,7%, al tiempo que la prima rozó los 500 puntos básicos. Para el diario Expansión, uno de los socios de la Red Iberoamericana de Prensa Económica (Ripe), "España debe mejorar la comunicación interna y externa y ser muy rotundo con las herramientas que cuenta para cumplir el déficit (mayor agresividad en recortes de gastos), así como mostrar de una vez una foto favorable de su sector financiero".

El Diario plantea que "estas medidas no son ni fáciles ni rápidas. Hasta que lleguen, España solo puede ganar tiempo y los compromisos se amontonan. Solo en el mes de abril, esa economía afronta vencimientos de deuda por valor de unos US$50 mil  millones y US$8.000 millones en intereses. Los siguientes escollos llegan en julio, con casi US$60.000 millones y en octubre, con US$65.000 millones. La incógnita es si España conseguirá cumplir con su plan de emisión de deuda hasta entonces (…) Si el Gobierno del Partido Popular no logra convencer a los mercados, el bono sigue subiendo y el Banco Central Europeo no interviene, no quedan muchas más alternativas: España sería la cuarta economía rescatada de la zona euro".

Ayer la presión sobre la deuda se redujo, pero el Fondo Monetario Internacional hizo un llamado a Europa para que los gobiernos no solo luchen contra el envejecimiento de la población, sino que se debe medir el peligro de vivir más años de lo esperado. Puede pasar una factura de "decenas de billones de dólares" a Europa. Los análisis financieros no han prestado la misma atención a otra realidad que puede ser muy peligrosa: al "riesgo de longevidad", esto es, al riesgo de que la gente viva más de lo esperado. El problema de España no es de este y el otro año es una enquistada situación social.