Primer round en el negocio del contenido

Ya hay luz verde a Disney para comprar 21st Century Fox, uno de los negocios que más impactará la industria de la televisión en todo el mundo

EditorialLR

Finalmente las autoridades regulatorias en Estados Unidos -una suerte de ías a la colombiana- le dieron el visto bueno a la millonaria compra que hizo Disney de 21st Century Fox y que tendrá repercusiones inmediatas en el mercado de los medios de comunicación en todos los países. El siguiente paso ahora es que un juez federal también le dé un visto bueno a la operación y que los reguladores de la competencia de países afectados por la movida, también se pronuncien. Seguramente, la Superintendencia de Industria y Comercio tendrá que pronunciarse frente a la nueva situación del sector, pues para nadie es un secreto que la televisión internacional poco a poco muerde una tajada más grande del negocio local, realidad que es mucho más elocuente si se segmentan por servicios de televisión digital o por cable. Poco a poco se empieza a pintar lo que será el mundo de los contenidos multimedia con una compra que desde su comienzo era presentada por expertos como un paso al futuro.

El hecho real es que The Walt Disney Company se hará con 21st Century Fox por US$71.300 millones, uno de las movidas más grandes del sector y que reordena en Estados Unidos los micromercados (producción, guiones, internet, etc.). Los reguladores aprobaron la compra con un reparo importante: que los nuevos dueños vendan antes de firmar toda la operación en máximo 90 días, 22 redes de canales deportivos regionales, hecho que también moverá las subregiones. En contexto, cabe recordar que la compañía emblemática de los dibujos animados, Disney, tuvo que superar la oferta del gigante del negocio del cable, Comcast (propietario de la cadena NBC) sobre Fox; al final fue una batalla de ofertas, una fallida de US$66.000 millones por parte de la cablera, superada por el cheque de US$71.300 millones de la empresa de contenidos. Siempre que se hacen estos negocios hay una intención subyacente y en este no hay excepción. Se trata de las sinergias y el aprovechamiento de economías de escala.

La fusión reportará sinergias de costos de unos US$2.000 millones hasta 2021, como consecuencia de ganancias en eficiencia operativa producto de actividades combinadas. Hay un plus en este gran negocio, que es más evidente en Latinoamérica, y es que Disney controlará los negocios de cine y contenidos de televisión de 21st Century Fox, además de los canales de cable y el negocio internacional de televisión de la compañía. Sumadas las dos nuevas empresas de medios de comunicación se llega a unos ingresos anuales cercanos a los US$90.000 millones, convirtiéndose en una compañía enorme que controlará no solo una buena parte de la producción cinematográfica más popular, sino su distribución paga.

El nuevo mapa de los medios de comunicación del futuro se empieza a tejer con esta operación que moverá una industria que nunca volverá a ser igual. Quizá el consumidor sea el ganador final de este tipo de movimientos, pero debe ser la institucionalidad de cada país la que vigile todos los procedimientos que involucra pago de impuestos, distribución, competencia, etc. Pero, antetodo, debe mirar quién gana y quién pierde en la globalización de la economía naranja.

TEMAS


Compra de Fox por Disney - Disney - FOX