Se viene la temporada de pagar impuestos

Entre el 9 de agosto y el 19 de octubre 2,6 millones de colombianos deberán declarar renta, más que una obligación es un deber tributar.

EditorialLR

El país tributario ha mejorado con el paso de los años porque hay un creciente puñado de empresas y personas naturales que pagan impuestos cumplidamente y lo hacen como un deber con el desarrollo del país; ese puñado de contribuyentes crece con los años por la necesidad de ampliar la base en procura de obtener más impuestos, para poder pagar el enorme aparato burocrático, y por supuesto, hacer las obras de inversión social. Ha llegado el momento de planear el pago de la declaración de renta para 2018, con base en las cifras de consumos e inversiones del año pasado. Quienes durante 2018 hayan tenido ingresos brutos iguales o superiores a $44,6 millones; un patrimonio bruto superior a $143,3 millones; hayan hecho consumos con tarjeta de crédito mayores a $44,6 millones y/o consumos con cualquier medio de pago por más de $44,6 millones; consignaciones bancarias, depósitos o inversiones financieras acumulados que superaron $44,6 millones, deberán hacer su declaración de renta entre el próximo 9 de agosto y hasta el 19 de octubre con base en las reglas habituales: los dos últimos números del NIT o cédula del contribuyente, ordenados de mayor a menor.

Cabe anotar que el proceso arranca una vez se descuenten las retenciones en la fuente, los anticipos del impuesto pagados durante años anteriores y saldos a favor. Vale la pena tener en cuenta que hay un nuevo Sistema de Renta Cedular, que define las rentas según origen y genera automáticamente un perfil individualizado del contribuyente, medida que cubrirá a casi 2,6 millones de personas, que pagarán un monto que seguramente superará $2 billones. Este año se podrá saber por perfiles qué tributos tiene que ver con rentas de trabajo, rentas de pensiones, rentas de capital, rentas no laborales y rentas de dividendos y participaciones; un avance importante para ampliar la base tributaria y saber la naturaleza de cada monto.

Claramente hay que pagar impuestos y no escudarse en la hipocresía de que no se pagan tributos para que no se los lleven los funcionarios indelicados. Nunca se puede olvidar el horizonte de compromiso social: una cosa es el deber con el país con estas contribuciones obligatorias, y otra muy distinta, el problema de la corrupción que se lleva una buena parte del dinero recaudado en forma de evasión, en obras mal contratadas, coimas a funcionarios, sobrecostos, carteles y todos esos delitos que se comenten contra el erario público, que dicho sea de paso ha generado clases de funcionarios y políticos especializados en saquear el Estado. Es muy difícil ponerle cifras a la evasión de impuestos porque el país está capturado por la informalidad que no deja ampliar la base tributaria ni elevar los montos a recaudar.

Una de las tareas fundamentales para el Gobierno Nacional que se estrenará el próximo 7 de agosto es ayudar a la Colombia informal a entrar a la formalidad y, para ello, se necesita de un aparato tributario muy sólido que procure eliminar que millones de colombianos vivan de otros que pagan cumplidamente sus obligaciones con el Estado. Todos estos retos se deben plasmar en una reforma tributaria integral que no suba los impuestos a los mismos de siempre, sino que obligue a muchas actividades rentables a tributar. Las empresas honestas y los empleados formales cargan todo el peso tributario y no aguantan más alzas.

TEMAS


Ministerio de Hacienda - Dian - Impuestos - Impuesto de Renta - Declaración de renta - Declaración de renta 2017 - Reforma Tributaria - Tributación