Improvisación en el nuevo Código Contencioso

Amenos de un mes de que entre en vigencia de la Ley 1437 de 2011, normatividad que se conoce como el nuevo Código del Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo, se está tramitando el proyecto de Ley 231 de 2012 en el Senado, que busca el aplazamiento de su aplicación en todo el tema relacionado con lo contencioso, es decir, algunos artículos que se refieren al procedimiento mediante el cual los jueces administrativos resuelven dentro de la función de administrar justicia los conflictos de los usuarios; proceso que busca darle celeridad a la jurisdicción contenciosa administrativa y cuyo objetivo es que los ciudadanos y abogados litigantes en un trámite obtengan pronta resolución de sus pretensiones.

En otras palabras, los ciudadanos del común perciben esta situación como un aplazamiento a las esperanzas de que sus conflictos sean resueltos por los jueces administrativos en forma ágil y oportuna.

Este proyecto de ley es poco válido si se tiene en cuenta que fue sancionado el 18 de enero de 2011, lo cual significa que se contó con aproximadamente de un año y medio para la preparación de su implementación y estudio; normatividad que fue redactada con amplia participación de la Rama Judicial, especialmente de magistrados del Consejo de Estado, además el texto fue presentado ante el mismo Consejo de Estado, en donde se desarrollaron varias sesiones, de las cuales surgieron observaciones, que fueron tenidas en cuenta en la ponencia para la discusión por la plenaria en el trámite legislativo.

Una vez se aprobó el proyecto de ley por parte del Congreso de la República, y su posterior sanción Presidencial en enero de 2011, se debieron haber realizado los ajustes a esta jurisdicción desde el mismo Consejo de Estado en coordinación con el Consejo Superior de la Judicatura, para que la muy congestionada Jurisdicción Contenciosa Administrativa estuviera hoy lista para la entrada en vigencia de dicha normatividad, que permite tener pronta y cumplida justicia en lo contencioso administrativo, lo cual los ciudadanos reclaman con mucho ahínco, con la única esperanza que este nuevo sistema sea ágil para que las decisiones sean oportunas y de fondo, evitando así expedición de fallos inhibitorios.

Dicho de otra forma, a las personas la justicia les resolvería los conflictos en idénticas circunstancias de la misma manera en honor al derecho de la igualdad y el principio mismo invocado de la seguridad jurídica, de forma ágil por audiencias.

No obstante, dadas las condiciones actuales, la mejor y única solución para no improvisar sobre la marcha de la implementación del nuevo código, situación que conllevaría a un caos en esta jurisdicción, es el aplazamiento de la aplicación de los artículos referidos al trámite jurisdiccional; sin embargo sería en vano dicha solución si no se tiene un verdadero compromiso por parte del Consejo de Estado, del Consejo Superior de la Judicatura y del Ministerio de la Justicia para concretar todas la acciones encaminadas a la puesta en marcha en un año del nuevo sistema de justicia contenciosa administrativa con las características antes señaladas.

Es oportuno resaltar que en lo referente al procedimiento en la sede administrativa es decir, ante la misma Entidad Estatal, se avizora un avance significativo en el logro del cumplimiento de los cometidos o fines estatales a través de la modernización y actualización de los institutos en el procedimiento administrativo..

Continúa…

José Enio Suárez