Agua, ahorrar a través de construcciones sostenibles

Bogotá Aunque muchas de las estrategias del cuidado del medio ambiente están promovidas desde las empresas, las personas del común también estan poniendo su `grano de arena` para contribuir.

El ahorro de agua es uno de los puntos más fáciles en los que se puede colaborar y de hecho, este frente se ha convertido en una prioridad para los ciudadanos, debido a la toma de conciencia que se ha generado por la posibilidad de que haya una escasez del líquido en los próximos años, originado por fenómenos como el del Niño.De hecho, es cada vez más frecuente que los consumidores y compradores de finca raíz en Colombia exijan que las edificaciones cuenten con parámetros bien definidos en cuanto a la reutilización de las aguas lluvias, por ejemplo.Teniendo este factor en mente, las empresas de todos los sectores se están comprometiendo con el tema y en la industria de la construcción, la actividad se hace cada vez más intensa.Según la Revista Urbana del gremio de la construcción Camacol, la apuesta de los constructores es reducir entre 50% y 70% el consumo del recurso hídrico. Para lograrlo, están migrando hacia el uso de tecnologías y materiales más eficientes, y que efectivamente garanticen el uso adecuado del recurso hídrico.De acuerdo con el WorldGBC, McGraw Hill 2008, se estima que internacionalmente, en la construcción de los edificios se consume 17% de agua potable, 25% de la madera cultivada y entre 30% y 40% de energía.Además, se calcula que emiten alrededor de la tercera parte de las emisiones de CO2 y dos quintas partes de los desechos sólidos, lo que hace más urgente el trabajo de los constructores en este sentido.Algunas empresas están migrando hacia el desarrollo de infraestructuras robustas y eficientes en las nuevas obras y la implementación de mecanismos que garanticen el ahorro de agua en las nuevas edificaciones.La constructora Ospinas es una de las que se mueve en este frente. ‘El centro comercial Titán sobre la avenida Boyacá con calle 80, en Bogotá, es uno de los pioneros del tema en la compañía’, explicó Andrés Arango, presidente de Ospinas.La oferta desde los insumosSegún Pablo Barrera, ejecutivo de Corona, los fabricantes de insumos para la construcción también han avanzado en el tema. Por ejemplo, en los sanitarios, se pasó de productos que consumen entre 13 y 17 litros de agua en cada descarga a unos estándares internacionales de consumo menores a 6 litros de agua por descarga.Pero la oferta del mercado va más allá de los baños, la grifería y los mecanismos de reutilización de agua. También se han desarrollado productos premezclados para disminuir el consumo de agua durante la construcción. Tradicionalmente, se utilizaban grandes mezclas de agua y cemento para adherir los materiales, pero poco a poco han sido cambiadas por construcciones en seco, más conocidas como Drywall, cuyo objetivo principal es reducir el consumo de agua y hacer más fácil el trabajo de los constructores.La tendencia se inclina hacia un mayor uso de estos productos y hacia la búsqueda de nuevos mecanismos que hagan cada vez más eficiente el uso de los recursos naturales, porque el cambio no debe darse sólo por el llamado del gobierno al ahorro del agua sino por la sostenibilidad.El mayor consumo está en los sanitariosPablo Herrera, ejecutivo de Corona señala que ‘el mayor consumo de agua en los hogares está en los sanitarios, porque la mayoría de ellos fueron fabricados hace más de 15 años y la capacidad de tanques es muy grande’. Además, la gente no está dispuesta a cambiar este tipo de productos en los hogares porque ven en los sanitarios un accesorio para toda la vida y consideran que es una inversión innecesaria.Laura Lópezllopez@larepublica.com.co