Bancóldex tendrá una segunda línea de ‘créditos verdes’ para disminuir las emisiones

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

Obtener recursos económicos para la compra de filtros que reduzcan las emisiones de la industria o para construir una planta de tratamiento de aguas residuales, no siempre es fácil.

Desafortunadamente, el financiamiento local de planes de sostenibilidad aún es incipiente, un escenario que quiere cambiar la entidad de segundo piso Bancóldex, y ya comenzó a hacerlo con la creación de una línea de créditos exclusiva para la ejecución de planes que reduzcan el impacto ambiental.

En entrevista con LR, la directora de Inteligencia de Negocios de Bancóldex, Doris Arévalo, aseguró que tras un año de prueba, en el que se otorgaron más de $30.000 millones, la entidad financiera trabaja en una segunda cartera, más amplia y con mayor cantidad de recursos.

¿Qué los motivó a lanzar esta línea de `créditos verdes`?
Bancóldex, como un banco de desarrollo, tiene la misión de cubrir vacíos o desequilibrios de mercado y en el tema ambiental, por ejemplo, nos dimos cuenta que había mucho por recorrer. Esta línea de financiamiento forma parte del bloque estratégico de gestión ambiental creado por el organismo, el cual cuenta con cinco áreas de acción y una de ellas es el desarrollo de productos y servicios que promuevan la RSE en el país. El primer producto que lanzamos fue la Línea Bancóldex de Desarrollo Sostenible, en la que el objetivo es unir todos los esfuerzos que sean necesarios para que el sector empresarial adopte muchos más sistemas sostenibles. Eso genera innumerables beneficios para los empresarios, pues si manejan prácticas ambientales responsables y mitigan los impactos de su actividad económica, tienen menores riesgos ante las autoridades, porque están cumpliendo con la normativa ambiental; sus consumidores van a reconocer que son sostenibles; y la banca va a mirarlos con mejores ojos, pues esto produce un efecto en los indicadores de productividad y competitividad.

¿En qué consiste Bancóldex Desarrollo Sostenible?
Fue una línea piloto que creamos en marzo de 2011 para canalizar recursos económicos con casi todos los intermediarios financieros. La cartera, que ya se acabó, contempla condiciones atractivas para que los empresarios inviertan en planes de sostenibilidad. En este sentido, diseñamos el producto entendiendo que los proyectos ambientales deben ser privilegiados en tasas o precios, como una forma de sensibilizar al mercado para que usen estos recursos.

¿Y cuál es ese atractivo?
Dos de ellos son que el crédito se puede tomar en pesos o en dólares y que su plazo es de hasta siete años. En cuanto a las tasas, se activó una curva invertida, ya que a mayor plazo que se otorguen los recursos, el cobro es menor. Así mismo, contemplamos condiciones como la posibilidad que las micros y medianas empresas accedieran a la garantía automática del Fondo Nacional de Garantías, que cubre el riesgo de crédito.

¿Qué tipo de empresas fueron las más beneficiadas?
La línea del cupo se estimó en $30.000 millones, pero se colocó una cantidad superior porque no todas las empresas tomaron el crédito a siete años. Lo entregado finalmente fue $31.860 millones, en 40 proyectos o 48 operaciones de créditos. Tuvimos un excelente resultado en cuanto al tamaño de las empresas solicitantes porque las pequeñas y medianas empresas representaron el grueso de la participación con 33% cada una.

¿Cuál fue el mayor uso de estos recursos?
Proyectos de disminución de emisiones atmosféricas, sistemas de tratamiento de aguas residuales, manejo de residuos sólidos y líquidos. Los sectores agroindustrial, textiles y confecciones, y servicios concentraron el mayor número de proyectos.

¿Tienen pensado activar nuevamente esta línea verde?
Sí. Esa es una firme decisión. Notamos que el monto anterior era una suma muy pequeña y que el destino de los recursos estaba concentrado en proyectos muy específicos. Queremos que la próxima línea sea más amplia, en la que se sumen los tipos de planes ya financiados con otros proyectos que también sean amigables con el ambiente, pero que no necesariamente tengan que ver con inversión en planta. Por ejemplo, queremos financiar el cambio de máquinas que pasen de combustible fósil a biocombustible o programas que aprovechen el bagazo de la caña para convertirlo en energía o el transporte masivo eléctrico. No puedo decir ni la fecha ni el monto, porque estamos en cálculo de los recursos.

Planes de RSE con escasos planes de financiamiento
Aunque existen otras entidades públicas, como Findeter, que ofrecen recursos para financiar programas ambientales de las empresas, son muy pocas las líneas de crédito en este sentido. 'Hay un tema cultural. Los empresarios, incluso en nuestras propias casas, no tenemos la consciencia suficiente para no deteriorar el medio ambiente. Esto no solo tiene que ver con producir bienes u ofrecer servicios ecológicos. Los TLC que va a firmar Colombia y los que ya tiene firmados, obliga a los empresarios a pensar que si quieren entrar en el proceso de globalización u operar en Europa y EE.UU., tienen que medir ciertos parámetros como la huella de carbono. En los países desarrollados, que son gran parte de nuestros socios comerciales, los consumidores son mucho más conscientes en este tema. Hay que crear productos que incorporen un proceso productivo con un menor impacto sobre el medio ambiente', dijo Doris Arévalo de Bancóldex.

Las opiniones

Karina Azzinari
Jefe del equipo de proyecto del BID

'El proyecto del BID de prestar US$100 millones para planes latinoamericanos de desarrollo ecológico, requiere que el banco incremente a 25% la proporción de créditos para el año 2015'.

Santiago Rojas Arroyo
Presidente de Bancóldex

'Los empresarios solicitaron todos los recursos de este cupo de crédito, lo que demuestra su interés por generar efectos ambientales positivos'.

TEMAS


RSE