Cesvi comprobó que nada disimula el nivel de alcohol

Bogotá ¿Cuántas veces se ha comido un caramelo de menta al salir de una rumba para disimular el aliento a alcohol? Si es de lo que hace esta práctica frecuentemente, mejor olvídelo.Un estudio realizado por el Centro de Experimentación y Seguridad Vial en Colombia (Cesvi), indicó que nada borra el hecho de que usted ingirió bebidas alcohólicas.En asociación con la Policía Nacional, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Mapfre Seguros y 3M de Colombia, esta investigación arrojó que, contrario a lo que se cree, hay productos o alimentos que aumentan el registro del aliento a alcohol en los conductores.

Entre las opciones consideradas para este estudio, los resultados fueron los siguientes: si le da tiempo de cepillarse los dientes, esta práctica incrementa la medición de alcohol en 2%; si opta por el caramelo de menta, el aumento es de 9%; si sus familiares o amigos creen que con un tinto bien cargado desaparece todo rastro de ingesta alcohólica, pocos resultados tendrá pues el alza en el registro es de 11%.Otra de las opciones para ‘apalear’ los efectos de la cerveza, whisky, ron o vodka en nuestro cuerpo es comer. Aunque esta práctica disminuye los estragos del alcohol en el cuerpo, el estudio de Cesvi indicó que el pan aumenta en 14% el registro alcohólico en el aliento.Paradójicamente, las últimas dos cosas en las que incurren los conductores cuando ingieren licor son las más contraproducentes: los chiclets suben el nivel de alcohol en el aliento del conductor un 18%, mientras que el enjuague bucal tiene un alza récord de 54%.’Pudimos observar que las personas que fueron parte del estudio solo llevaban cuatro horas de `rumba`, por decirlo así, y ya mostraban una clara disminución de sus capacidades frente al volante. Normalmente, quienes comienzan a las 8 o 9 de la noche, se les acaba el trago a la 1 o 2 de la mañana y salen a buscar más bebidas en el carro en un estado de embriaguez inaceptable para conducir un vehículo’, destacó el teniente de la Policía Herbert Celis, comandante de Tránsito de la zona norte de Cundinamarca.Por el lado de Cesvi Colombia, los representantes presentes en las pruebas hechas en el Autódromo de Tocancipá destacaron que cuando los conductores intentan burlar el control de alcoholemia, el primer engañado es el mismo piloto del auto. La recomendación es que en lugar de mentir, los conductores, sin importar sexo y edad, deberían asumir una actitud responsable, como por ejemplo, no tomar si está conduciendo o entregar las llaves y transportarse por otro medio.Adiós a la coherenciaEl estudio de Cesvi también reveló otros aspectos de vital consideración. Por ejemplo, las personas que se sometieron a hacer estas pruebas de manejo tras haber ingerido licor presentaron una reducción de 61% de su capacidad motriz.Los técnicos e ingenieros de Cesvi Colombia que realizaron el estudio destacaron un hecho que refleja el peligro de ingerir alcohol cuando se conduce. Explicaron que una de las pruebas era pasar una pista de conos, recorrido que se midió en apenas 170 metros de pavimento. Después de la ingesta de bebidas alcohólicas (cerveza y aguardiente), los voluntarios disminuyeron su habilidad frente al volante en 17%.’Si en tan corta distancia la capacidad de conducción y respuesta se disminuye en esa cifra, ¿Se imagina cuando una persona conduce varios kilómetros hasta su residencia luego de una noche en una discoteca?’, manifestó uno de los técnicos de Cesvi presente en las pruebas.Metodología para investigar los efectos del licorEl estudio de Cesvi se realizó con 7 voluntarios mayores de edad, quienes acudieron al Autódromo de Tocancipá a cumplir una jornada que comenzó a las 8:00 a.m. En la primera parte del test, los conductores hicieron las pruebas de manejo en un estado de sobriedad, para obtener los valores reales que permitirían comparar los registrados al conducir bajo el efecto del licor. En la segunda parte, los voluntarios ingirieron licor simulando condiciones reales, como por ejemplo, tomar 3 cervezas en 30 minutos. Así mismo, se simuló la tendencia de mezclar las bebidas alcohólicas y se les suministró varias rondas de hasta tres aguardientes cada una.Las opinionesJuan Carlos SandovalDirector de Seguridad Vial de Cesvi Colombia’Los resultados de la prueba vivencial nos reafirman en nuestro mensaje: cero tolerancia en cuanto al consumo de alcohol y la conducción’.Teniente Herbert CelisComandante de Tránsito norte de Cundinamarca’Quienes comienzan a tomar a las 9 de la noche, se les acaba el trago a las 2 de la mañana y salen a buscar más en el carro, en un estado inaceptable’.Juan Fernando PetersonAnalista de RSE’Está más que demostrado, y desde hace muchos años, que el alcohol nunca será un buen acompañante de los conductores de vehículos’.Vanessa Pérezvperez@larepublica.com.co