Conozca cómo Enka aprovecha el reciclaje de las botellas de plástico

Javier Molina - jmolina@larepublica.com.co

El proceso de reciclaje de las botellas PET se ha convertido en un negocio que no solo es rentable para las empresas, sino que también le genera dividendos al medio ambiente.

Esta es una de las principales razones por las cuales la compañía Enka comenzó a trabajar en la producción de fibras haciendo uso de este tipo de material, proceso en el cual se utiliza 92% menos de energía, que es equivalente al consumo de una población como Armenia, a la vez que las emisiones de CO2 se reducen cerca de 72%.

La empresa que viene trabajando en el tema desde los años 90, cuando inició el montaje de una pequeña planta de producción de resina de poliéster, hoy adelanta la construcción de una nueva factoría para producción de resina de PET para uso de envases para alimentos, con capacidad para producir 18.000 toneladas anualmente.

El presidente de la textilera, Álvaro Hincapié señaló que la inversión estimada del proyecto es de US$29 millones y se espera que entre en operación a finales de 2013.

“La nueva planta es lo más moderno y triplicará la producción”, dijo. En materia energética, la compañía también desarrolla un proyecto con el que planea generar parte de la energía que consume. “Es una inversión US$22 millones, que va a tener un impacto importante en los resultados, ya que el ahorro anual es de aproximadamente $9.000 millones”, dijo Hincapié.

La nueva planta se suma a la que ya tiene y cuyo desarrollo se inició en 2008 con una capacidad para el procesamiento de 11.000 toneladas anuales de botellas de PET.

La factoría de reciclaje, ubicada en Girardota, Antioquia, coge las botellas recicladas y las convierte en 10 horas en fibras de alto valor agregado que son utilizadas en moda amigable con el planeta y biotextiles, que reemplazan el polipropileno virgen.

Pasos del reciclaje
El proceso de reciclaje y transformación consta de seis pasos, que inician desde el momento en que se recogen las botellas después de su consumo y son enviadas a la planta de acopio.

Enka cuenta actualmente con 61 centros de este tipo en 22 departamentos del país, donde trabajan madres cabezas de familia y víctimas de la violencia.

Allí se prensan las botellas y se mandan a la planta donde empiezan el proceso de lavado, molido y granulado, para posteriormente obtener fibras que son utilizadas en 60% para consumo nacional y 40% para exportación.

Las opiniones

Álvaro Hincapié
Presidente de Enka

“Nos dimos cuenta que había una posibilidad que encajaba con nuestra estrategia de largo plazo y es llevar la compañía a productos de valor agregado”.

Juan Carlos Moya Gutiérrez
Gerente de sustentabilidad de Natura

“Es una forma muy clara en donde se ve el beneficio de recuperar material reciclado que puede incorporarse de nuevo a la cadena productiva”.