Consumo de energía, una preocupación de todos

Eduardo Hermanovich

El consumo de energía ha aumentado 45% desde 1980 y se proyecta que sea un 70% más alto para el 2030. Los mercados emergentes (incluyendo China e India) representan más del 75% de la nueva demanda.

Mientras tanto, los mercados maduros como Norteamérica, Europa y Japón continúan legislando para reducir el consumo, cambiarse a fuentes energéticas alternativas y mejorar la seguridad energética.

Qué esta sucediendo en el mundo frente al consumo energético? Es indudable que la creciente demanda por los recursos naturales ocasionará que los precios del petróleo y del gas natural se mantengan o estén por encima de los niveles actuales. Mientras el carbón continuará siendo un recurso económico y abundante, especialmente en los mercados emergentes.

Más que nunca, el calentamiento global es la prioridad. Las preocupaciones ambientales y la opinión pública sobre el cambio climático orientarán acciones continuas por parte de legisladores, líderes de opinión y grupos de interés, frente a un panorama preocupante en donde la cuarta parte de la población mundial que reside en los países desarrollados, representa las tres cuartas partes del consumo de energía en el mundo.

Todos nos podemos adaptar al nuevo mundo energético, donde la reducción y el manejo del uso de la energía serán el enfoque continuo de aquellos que toman las decisiones en política.

Los objetivos clave para las futuras regulaciones se fundamentarán en limitar el consumo energético en todos los sectores, medir y monitorear el uso de la energía, estimular fuentes energéticas y tecnologías alternativas y abrir mercados para promover los bonos verdes y reducción de la demanda.

El uso eficiente de la energía significa producir más con menos. ¿Pero cómo lograrlo? A través de la implementación de estrategias inteligentes de la auditoria y medición, establecimiento de bases, automatización y regulación, así como el control y monitoreo, pilares que se han convertido en la guía de trabajo para lograr eficiencia energética.

Menor impacto
Además, la integración de soluciones de eficiencia energética orientadas a reducir el costo y el impacto ambiental, logra interesantes reducciones en el consumo las cuales pueden llegar hasta 30%.
De esta manera, la gestión de la energía en las empresas y en los hogares produce ganancias significativas en el balance final.

De igual manera, las decisiones en cuanto a criterios de inversión y retorno pueden ser comparadas con la visión de sostenibilidad estratégica de una compañía. El éxito en el gerenciamiento de la energía, demanda un proceso organizacional que mejore el rendimiento del negocio.

Entender simplemente dónde y cómo se usa la energía, puede incrementar en un 10% los ahorros sin inversión de capital; implementando solamente cambios de procedimiento y comportamiento tales como reducir el consumo a partir de acciones que conduzcan a ahorros, optimizar costos a través de estrategias para gestionar el suministro de energía y finalmente, implementar equipos confiables y eficientes.

La asesoría es clave en un proyecto de uso de energía
La clave está en combinar el entendimiento, el interés por cuidar nuestro planeta y tecnología aplicada para servicio del hombre. Una parte fundamental en un proyecto de uso eficiente de la energía es la asesoría, para lo cual el respaldo de expertos permite que la empresainteresada en ejecutarlo reciba orientación no sólo en ahorro de energía, sino también en los procesos propios de su negocio.

TEMAS


Energía - RSE