Ecopetrol, Pacific Rubiales y Argos trabajan en la protección de la fauna

Merian Araujo - maraujo@larepublica.com.co

Los proyectos para la conservación de la vida silvestre se constituyen en una necesidad ante la crisis mundial en el tema de animales en vía de extinción, bien sea por causas naturales o por la polémica del tráfico de las especies.

Se calcula que sólo durante el último año, en Colombia se concretaron cerca de $600.000 millones en el tráfico de animales, mientras que se exportaron alrededor de 600 especies, de los cuales 200 mil eran primates.

Ante este escenario, las empresas de Colombia no se han quedado atrás y han integrado la protección al habitad y la vida silvestre dentro de sus proyectos de responsabilidad social corporativa.

De acuerdo con Eric Flesch, vicepresidente Regional USA de Argos, este tipo de iniciativas van 'acorde con la política de sostenibilidad del medio ambiente'.

A comienzos de 2011, la empresa con sede en Colombia y Estados Unidos, recibió el reconocimiento de la WildLife Habitad Council, a través del cual se exaltaba la labor de la concretera por generar proyectos con el medio ambiente.

Las instalaciones ubicadas en Ball Ground, Newman y Cordele, Georgia; y Durham, Carolina del Norte generaron jardines para polinizadores como mariposas y colibríes, refugios para azulejos y murciélagos, casas flotantes para patos y plataformas de predadores como halcones. Además, la eliminación de especies vegetales exóticas y la repoblación de estas áreas con especies nativas locales. Estas iniciativas le permitieron a la compañía cementera quedarse con el reconocimiento de la calificadora.

En Colombia, la empresa trabaja para implementar estos proyectos y ayudar a proteger las especies en vía de extinción de la región.

A su vez, Ecopetrol, firma que ha adoptado a la iguana como su imagen, ha desarrollado un programa para la protección de esta especie que, por su tipo de carne y sus huevos, es muy apetecida por los cazadores.

Dentro de las propuestas desarrolladas por la petrolera, se encuentra la formación empresarial que busca concienciar a los empleados sobre la importancia de cuidar al reptil cuando aparece en los campos de trabajo.

A su vez, la empresa impulsa la prohibición de la caza y comercialización de la especie en sus zonas de trabajo.

En el país, 'sí hay una voluntad clara en la protección de esta especie', aseguró David Díaz, experto en economía ambiental, quien a su vez exaltó el trabajo que Ecopetrol ha realizado para proteger otras especies como los peces.

A su vez, Juan Petterson, analista en RSE, asegura que, desde el 'el sector petrolero, es claro que hay una conciencia sobre el tema, evidenciada en sus zonas de operaciones, que generalmente están en áreas donde la vida silvestre es muy abundante. Sus prácticas de residuos, construcción, ubicación de locaciones y maquinarias implementadas, tienen estándares muy altos, desde el punto de vista de regular el impacto que esto pueda tener en la fauna'.

Pacific Rubiales es otra de las empresas del sector petrolero, con sedes en el país, que ha desarrollado proyectos para preservar la vida silvestre.

Dentro de un plan que ejecuta en todo el país, la empresa destaca tres proyectos.

El primero de ellos se lleva a cabo en el sur del país, próximo a las cuencas del Caguán. La iniciativa busca proteger a una nueva especie de monos titís que una investigación de la Universidad Nacional identificó cerca de uno de sus bloques de exploración, y de los cuales sólo hay unos 200 en todo el mundo.

'Decidimos entrar con las autoridades locales, ONG`s, y la Universidad Nacional para hacer un convenio y poder preservar la especie', explicó Alejandro Jiménez, gerente de RSE de la holding.

El otro proyecto que adelanta la empresa busca la protección de los delfines en las instalaciones de Puerto Gaitán, en donde también cuentan con el apoyo de las autoridades locales.

Junto a las empresas en mención, son muchas más las que se unen a estas iniciativas, pues como afirma Díaz, aunque este tema 'es reciente, no tiene más de cinco años y ha cogido bastante fuerza en el sector empresarial de Colombia.'

A su vez, el experto asegura que, hoy por hoy, las empresas no pueden gestar proyectos de responsabilidad social sin tener en cuenta la integración de la protección al medio ambiente, lo que incluye la protección de la vida silvestre.

Tráfico de animales, una crisis nacional
Uno de los conflictos que azota al país está relacionado con el tráfico ilegal de animales, especialmente en el tema de especies silvestres.

De acuerdo con la Secretaría de Ambiente, más de 153 mil especies fueron decomisadas en 2011, entre estos, las tortugas hicoteas y los peces fueron los más frecuentes, con 19.000 y 134.000, respectivamente.

Los loros, aves silvestres e iguanas también hacen parte del grupo de los animales más deseados para el comercio ilegal.

La situación se torna aún más grave cuando, de cada 10 animales que son transportados ilegalmente, 9 mueren, especialmente porque estas especies no logran adecuarse a medios ambientes diferentes a los acostumbrados por naturaleza.

En el país se ha identificado que especies como el tigrillo, el perro zorro, el puercooespín y el tití gris, entre otros, son algunas de las especies que mayor riesgo corren de desaparecer, de acuerdo con lo informado por Aburrá Natural, una asociación de investigadores biólogos, profesores y escritores, entre otros ambientalistas.

De acuerdo con David Díaz, experto en Economía Ambiental, este tráfico está relacionado con 'una necesidad de la gente por subsistir a través de este negocio'

Las opiniones

David Díaz
Doctor en economía ambiental

'Hoy en día, una empresa no puede gestar un proyecto de RSE sin que ese componente esté involucrado, porque queda inconcreto su compromiso con el medio ambiente'.

Juan Petterson
Analista en RSE

'Cuidar la vida silvestre hace y debe hacer parte de los protocolos de las empresas para disminuir el impacto ambiental en sus zonas de operación'.

TEMAS


Argos - Ecopetrol - RSE