Empresas que reutilizan los envases como materia prima para nuevos productos

Bloomberg

Pepsico hizo una alianza para convertir los empaques de papas fritas en biocombustible

Johnny Giraldo López - jgiraldo@larepublica.com.co

Varias empresas que utilizan envases o empaques plásticos y de cartón para transportar alimentos le están apostando a la reutilización de estos materiales para reducir su impacto en el medio ambiente. Algunas de ellas son PepsiCo, Alpina, Alquería y Tetra Pak.

Una de las iniciativas que llama la atención, por su innovación, es la de PepsiCo, que en alianza con Doctor Calderón Laboratorios, está procesando paquetes de papas fritas para convertirlas en combustible biodiesel, usado en camiones y máquinas.

“El primer proceso para la conversión es seleccionar pacas, luego se compactan y se introducen en un horno de despolimerización catalítica, el resultante, que es un aceite o petróleo sintético, se somete a un proceso de destilación fraccionada y se ajusta para que cumpla los parámetros de utilidad y se use en vehículos automotrices u otras tecnologías que requieran el crudo para funcionar”, dijo Felipe Calderón, líder del proyecto.

Actualmente, el producto se encuentra en la fase de pruebas industriales y piloto. La financiación se logró con la Fundación Impulsa y todo se hace en una planta que opera en el municipio de Funza. PepsiCo aporta además su flota de camiones para hacer las pruebas.

“Este proyecto empezó hace seis años. La construcción de la planta se hizo entre los años 2013 y 2015 junto a las pruebas con automotores y otros vehículos”, agregó Calderón.

La primera tanda de biocombustible salió en 2016, en ese año ya se habían realizado algunos ensayos en el Centro de Prueba de Dinámicas Automotrices en la Universidad Tecnológica de Pereira, por lo que decidieron implementarlo a escala real con los buses de PepsiCo.

Hoy 20 automotores ya se movilizan con este producto. Por el momento, se tiene pensado expandir el alcance del biodiesel a 90 camiones repartidores en el departamento de Cundinamarca.

Gracias a esta iniciativa se reciclan siete paquetes estándar por cada galón de biocombustible producido. La planta tiene la capacidad de generar 1.000 galones mensuales.

Este programa cuenta con el apoyo de algunos colegios bogotanos en la localidad de Suba, donde los estudiantes recopilan el plástico que sobra de su lonchera y lo depositan en espacios designados. El centro comercial Plaza Imperial, de la misma localidad, también ayuda con la recolección de la materia prima.

Calderón concluyó “más que generar algún beneficio económico, hay que generar mayor información al público para que podamos escalar el proyecto y construir una planta de mayor capacidad”.

Otra de las empresas que le apuestan al aprovechamiento de los envases o empaques es Alpina, que cuenta con un programa de reutilización de materiales sobrantes llamado Reutilizando Aprendo. Con esta iniciativa se crea material didáctico que utilizan alumnos de cero a tres años de edad en la fundación Aeiotu.

“El programa beneficia a niños que pertenecen a los jardines infantiles de la fundación en Sopó. La idea es que los niños tengan la materia prima para armar juguetes con ayuda de sus profesores como ábacos, sonajeros, pinos para bolos y rompecabezas. Con estas herramientas pueden estudiar mejor en las aulas”, dijo Juliana Correal, gerente de Sostenibilidad de Alpina.

La iniciativa apoya actualmente a 14.000 niños de poblaciones vulnerables.

Unilever también está en la lista de las organizaciones que le apuestan a la conversión de materiales gracias a su programa Reciclando a la Lata. El proyecto se hace con alianza del Grupo Éxito y consiste en la instalación de máquinas electrónicas en las que las personas lanzan sus botellas plásticas para reciclarlas. Con el material conseguido, se fabrican cajas, ollas, tapas, juguetes y fibras de construcción.

Alquería y Tetra Pak no tienen iniciativas de reutilización, sin embargo, contribuyen a la conservación del medio ambiente reduciendo la utilización de materiales como el petróleo en la fabricación de empaques. Alquería inventó un envase plástico que se sostiene solo y a pesar de su composición es completamente reciclable y se puede reutilizar para el mismo propósito. En el caso de Tetra Pak, cambió su fórmula este año y ahora sus empaques están hechos con caña de azúcar. De hecho, 82% de sus paquetes está hecho con materias primas renovables.

TEMAS


Unilever - Alquería - Alpina