Escasa inclusión laboral para personas discapacitadas

Bogotá De la población en situación de discapacidad en Colombia, que se estima supera los tres millones, solo 10% tiene un contrato laboral estable y la situación no mejora aún cuando algunas compañías ya están comprometidas con incluir estas personas en su nómina.

Ésto, explicó Diana Gutiérrez de Piñeros, directora ejecutiva de Teletón Colombia, implica un doble costo para el país porque se está excluyendo laboralmente a una persona con discapacidad y a esto debe sumarse que hay alguien más que deja de producir para poder cuidarlo.Para Juan Pablo Salazar, director de la Fundación Arcángeles, la inclusión laboral es un nuevo paradigma que está despertando en Colombia. ‘Los guardias en sillas de ruedas en Gran Estación todavía es chocante, porque no está dentro de lo normal. Pero es cuestión de arrancar, de ver que es viable y de posicionarlo como algo que más que filantropía, es una verdadera responsabilidad social corporativa’, explicó.La llegada de una persona con discapacidad a la nómina de una empresa es una relación gana – gana, indicó Salazar, pues le permite a las empresas relacionarse con grupos de interés y le da un aire amable a la compañía. ‘Los guardias de Gran Estación no les están haciendo un favor, son bueno vigilantes y cumplen con unos estándares de calidad’, agregó.A través de la Fundación Arcángeles, 350 personas con algún tipo de discapacidad han sido vinculadas a 60 empresas que están en los procesos de asesoría y acompañamiento de este equipo. Por lo menos 1.000 más están esperando un trabajo.Para el caso de una fundación como Best Buddies Colombia, Martha Sofía Noguera, gerente de mercadeo social, dijo que han logrado vincular 294 personas en 18 compañías, entre las que figuran Sedan, Tugó, Casa Ideas, Syngenta, Doria, Juan Valdez, Hamburguesas el Corral, Alkosto, Home Center y Petrominerales, entre otras.’Las empresas tienen que quitarse el miedo , tienen que creer en las habilidades de estas personas y enterarse de los cambios tan positivos que ha habido en el artículo 26 de la ley 361, gracias a la ley antitramites’, concluyó.Gutierréz de Piñeres dijo a este diario que en Colombia hay una normativa que busca apoyar la inclusión laboral de personas en situación de discapacidad, pero que existen grandes vacíos en temas como la educación, que no permiten que la inclusión laboral se haga de forma más fácil. ‘30% de las personas con discapacidad no tiene ningún tipo de escolaridad y 28% tiene una primaria básica incompleta’, señaló.A esto se suma que 80% no tiene un contrato laboral y buscan ganarse la vida desde la informalidad.Respecto a quién puede desarrollar qué trabajos de acuerdo con su tipo de discapacidad, las fuentes consultadas coincidieron que las empresas tienen cargos que podrían ser ocupados por personas con discapacidad cognitiva o física, pero que lo que debe hacerse previamente es una evaluación de las necesidades del trabajo y luego de las capacidades del trabajador.Así se podrá determinar quién será mejor para un trabajo de movimiento o mucha concentración.¿Y la inclusión social?En transporte e infraestructura física falta mucho, sobre todo desde la generación de compromisos, apuntó la ejecutiva de Teletón Colombia.Por su parte, Salazar, recordó que eso ya no es un favor sino un derecho. ‘Las personas con discapacidad tenemos el derecho al acceso a todos los lugares públicos’, explicó y añadió que a juzgar por entornos tan básicos como las calles y andenes, es un hecho que a Colombia le falta mucho camino por recorrer en ese sentido. ‘¿Las personas con discapacidad tienen que salir a la calle solo cuando la calle está lista para ellos? o al revés’, finalizó.El artículo que se debe explicar para evitar temorLas personas consultadas por LR coincidieron en que parte del temor que tienen los empresarios para contratar personas en situación de discapacidad tiene que ver con al forma en la que está escrita el artículo 26 de la Ley 361, que hace referencia a los causales de despido de una persona en situación de discapacidad. El artículo, como debería entenderse, dice que el hecho de que una persona tenga una discapacidad no es una causal para su despido en una compañía, pero que al igual que el resto de los trabajadores, debe someterse a las normas y códigos que rigen allí, por lo que pueden ser despedidos por una justa causa. Esta aclaración se hace pues se cree que las personas con discapacidad no puede ser despedidos.Las opinionesDiana Gutiérrez de PiñeresDirectora ejecutiva Teletón Colombia’Para tener una sociedad inclusiva solo hace falta voluntad y eso puede ser un día o pueden ser cien años. El país debe tener una apertura transversal ‘.Juan Pablo SalazarDirector de la Fundación Arcángeles’El tema de la exclusión laboral es cultural: las empresas subestiman a las personas en situación de discapacidad y ellos se subestiman a sí mismos’.